Un lugar para comentar que me hace sentir "leer un buen libro". Un lugar donde recomendar esos libros que tanto me gustaron. Y porque no traerles alguna frase sobre lo que inspiran los libros.

Reseñas, novedades y noticias literarias, relatos, poesía y más...

miércoles, 29 de agosto de 2012

Los juguetes de Katsuo - Episodio XIX

Hola a todos:


Ha llegado un nuevo episodio, es más corto que lo habitual, pero contiene mucha información importante e interesante. ¡No se lo pierdan!



Los juguetes de Katsuo/Por Dolly Gerasol (obra provisoria)
(Todos los derechos reservados - All rights reserved)

Episodio XIX

"En un par de horas amanecería en la Ciudad de Buenos Aires, el viento estaba calmo y poco a poco se iba disipando la humedad del día anterior. Tanaka abandonó el “Ragguardevole” con discreción a las cinco de la mañana. La oscuridad de la madrugada lo cobijó en su huída. Su chofer lo dejo en la puerta del galpón de la calle Ruggieri y abandonó el lugar, sólo los custodios permanecieron allí, vigilando desde el techo y asegurando que no hubiera curiosos cerca.
Katsuo testeó el funcionamiento de los juguetes y comprobó con orgullo que su invento era magnífico. Dentro de inocentes y vistosos muñecos, confeccionados en un material nuevo e innovador que los hacía livianos y resistentes, ocultaba un chip que captaba las ondas provenientes de una central computarizada especialmente diseñada para tal fin. Además del atractivo propio de los juguetes y de la tecnología que contenían, la cual permitía a los niños ver series de animé en la pequeña pantalla localizada en la panza de los muñecos, éstos contenían un sistema oculto recubierto con una pintura inventada por Katsuo, la cual impedía que las ondas fueran detectadas, sólo el cerebro humano podía captarlas y únicamente dentro de un radio de cinco metros cuadrados.
En el momento que una de las mujeres robots activó el radar, todos los juguetes ubicados en el depósito cerraron sus ojos y automáticamente reprodujeron la señal obtenida, la cual causaría el efecto que Katsuo había desarrollado a la perfección, tras cinco años de esfuerzo sostenido y dedicación absoluta al proyecto llamado: “Konban wa” (Buenas noches).
—Jefe, hemos chequeado la efectividad del alcance y procesamiento de las ondas. Lo único que nos faltaría testear antes de la Exposición es la reacción de un humano ante ellas –declaró la kokeshi llamada Genbu, encargada de la central computarizada.
—Ya pensé en ello. Esta noche Geisha entrará en la habitación de la hija de Justino Ferrari y esconderá allí uno de los juguetes –explicó Tanaka con seriedad y altanería, él siempre tenía ideas brillantes y no dejaba nada librado al azar.
Ante el silencio y desconcierto de sus féminas, Katsuo continuó: —Esa jovencita es muy inteligente, Izanami la ha estado analizando desde el primer día que la vimos y confío en sus informes. Agustina Ferrari es perfecta para la prueba. Luego que Geisha coloque el artefacto y abandone el “Ragguardevole”, daremos comienzo al testeo.
—De todos modos, no me queda claro cómo comprobaremos que funciona correctamente… -dijo Genbu en tono pausado.
—Menos mal que yo soy el jefe, si no supiera que son robots, pensaría que son unas tontas humanas… Hoy, más que nunca, estoy seguro que necesito perfeccionar mis creaciones. Cuando este proyecto concluya seré rico y dispondré de todo lo necesario para diseñar y fabricar los mejores robots del mundo.
Las kokeshi se miraron unas a otras desconcertadas y temerosas, no querían que Katsuo las desechara por incompetentes. Ninguna se animó a preguntar nada y un silencio pesado y oscuro llenó la habitación.
Katsuo permaneció unos minutos perdido en sus sueños de grandeza y poder, con un brillo perverso en sus ojos oscuros. De repente, su semblante se endureció y comenzó a gritar órdenes a cada una de ellas; despejando cualquier duda que pudieran albergar y afirmando su liderazgo absoluto dentro del recinto. Al instante, las siete kokeshi se dispersaron, acatando al pie de la letra las indicaciones de su jefe y creador."

¡Gracias por leer y comentar!
Saludos a todos.
                                                                                                                 Dolly Gerasol


miércoles, 22 de agosto de 2012

Los juguetes de Katsuo - Episodio XVIII

Hola a todos:

Como todos los miércoles, un nuevo episodio ve la luz en el blog. Hoy, van a suspirar con los protagonistas ;-)

¡Disfruten la lectura!


Los juguetes de Katsuo/Por Dolly Gerasol (obra provisoria)
(Todos los derechos reservados - All rights reserved)


"—Agus, quiero que sepas que… estoy disfrutando mucho este momento. Adoro tu risa... –comentó el gerente de C.E.S. acercándose más a Agus en el sillón.
—Yo también estoy contenta de estar con vos… acá –dijo Agus agachando la cabeza para evitar que él viera su sonrojo. Seguramente ya había dejado en claro que estaba loca por él, pero cuando podía refrenarse lo hacía.
Lucas le tomó la barbilla y la obligó a mirarlo a los ojos. Lentamente se acercó a su boca y la besó, saboreándola con calma y profundidad. Los latidos de sus corazones retumbaban acompasados y comenzaron a sentir la sangre caliente corriendo deprisa por sus venas. La luz tenue del local brindaba cierta intimidad, pero de todos modos no era el sitio indicado para desatar su pasión, por lo tanto Lucas con gran esfuerzo recobró la lucidez. Respiró profundo y dijo en un susurro: —Eres muy hermosa… Voy a pedir la cuenta. Antes de llevarte de regreso, quiero que demos un paseo por la Costanera.
Agus, sin poder recobrar el aliento, asintió. Vació de un trago lo que quedaba en su vaso y se colocó el abrigo. Luego, comentó en tono casual: —Cuando te vi por primera vez aquel día… me encantaron tus ojos, tu mirada me dejó muda…
A Lucas lo tomó desprevenido la confesión, no pensó que ella admitiría que se había sentido atraída por él desde el principio. Sonrió con satisfacción, la abrazó y le susurró al oído: —A mí me encantó tu carácter y tu belleza…
Agus sintió por primera vez en su vida, el deseo carnal naciendo desde lo más profundo de su ser. “Lucas, ojalá seas el indicado, porque te deseo, quiero ser tuya”, pensó Agustina mientras sus ojos se volvían verdes pozos de agua turbulenta. Agus sentía terror de entregarse al hombre equivocado y confusión por sentirse de esa manera con él.
El mozo trajo la cuenta y percibió con claridad la turbación de la joven. Estaba acostumbrado a no meterse donde no debía, pero mientras veía alejarse hacia la puerta a la pareja pensó: “Es una niña, se la ve tan frágil… Espero que él no le haga daño”.
Lucas salió a la calle con “cara de pocos amigos“, había notado el modo en que el mozo miraba a Agustina, como compadeciéndose de ella. Había captado la mirada reprobatoria del hombre hacia él, como si fuera un depravado; si bien Agus aparentaba menos edad de la que tenía y él más, eso no lo ponía en lugar de un pervertido.
—Lucas, ¿qué te pasa? –preguntó Agus preocupada ante el drástico cambio en su semblante.
Subieron al auto rápido para no mojarse y Lucas mantuvo el mutismo el tiempo suficiente como para calmar sus tortuosos pensamientos. No quería arruinar el día recordando malos tragos del pasado. El año anterior había encontrado en una calle oscura, mientras investigaba, a una chica de la edad de Agus. La joven había sido abusada por un tipo de treinta años, según le contó la policía cuando terminaron de interrogarla. Cuando el padre de la joven llegó a buscarla, pensó que Lucas era el causante de la desgracia. Tuvieron que esposar al hombre para que dejara en paz a Lucas. Cuando le explicaron que él la había auxiliado, se deshizo en disculpas que no alcanzaron para mitigar las palabras hirientes de minutos antes.
Agustina no quiso presionarlo y esperó, tal vez Lucas decidiera contarle lo que le pasaba más tarde. Mientras tanto decidió encender la radio para relajarse con un poco de música.
—Agus, lo siento. Sólo que recordé algo que me pasó hace un tiempo y nada… dejé que me agriara el humor –comentó mientras detenía el auto en un sector de la Costanera que usualmente brindaba una agradable vista al Río de la Plata, aunque ahora la llovizna no permitía disfrutar de ella.
Luego, se sentó de lado para mirarla mejor y dijo: —Agus, sé que apenas me conoces y no hemos tenido oportunidad, hasta hoy, para estar juntos… Quiero que sepas que puedes confiar en mí y que nunca te haría daño…
Agustina estaba confundida por sus palabras y por su semblante taciturno y preocupado. No comprendía la razón de la aclaración, ella nunca había sentido temor junto a él.
—Lucas, yo no tengo miedo. ¿Por qué ibas a hacerme daño? Si no confiara en ti no estaría acá, ¿no? –respondió con calma.
Ella no le temía a él, sólo le temía al deseo que desataba en ella. Aún así, se acercó a Lucas y posó su mano en su mejilla, acariciándola con los dedos. Lucas se relajó ante la actitud confiada de Agus y dijo: —Quiero hacer las cosas bien contigo. No quiero que tu padre me eche a patadas del hotel. Necesito saber que te sientes bien… Agus… me estoy enamorando y no soportaría echarlo a perder…
Agustina se quedó muda y sintió que se fundía con el cuero del tapizado, derretida de amor por ese hombre dulce, hermoso y desconocido. No creía lo que escuchaba, él se le estaba declarando. Las lágrimas comenzaron a rodar por su cara sin siquiera notarlas. Lucas estaba atónito, acababa de abrirle su corazón a Agus y no le había costado ningún esfuerzo, era totalmente vulnerable ante ella, ante su dulzura y su belleza. Esperaba que las lágrimas de Agus fueran de alegría por saberse querida, sino tendría que abandonar la vigilancia del “Ragguardevole” y alejarse de ella cuanto antes.
No se animaba a hablar, las gotas de lluvia golpeando contra el techo del auto y la música tenue de la radio eran los únicos sonidos. Finalmente, Lucas decidió secar las mejillas de Agus con sus dedos y luego, comenzó a besarla despacio. Agustina reaccionó lanzándose sobre él y abrazándolo con fuerza, aprentándolo contra su cuerpo para fundirse en él.
—Agus, mi amor… Me estás ahogando… -comentó Lucas con voz apagada, intentado desprenderse con suavidad de su abrazo.
Agustina aflojó los brazos, rió de pura dicha y dijo: —Lo siento, no sabía que tenía tanta fuerza… No quiero matarte cuando acabas de decirme que sientes algo por mí…
Hizo una pausa y agregó: —Lucas, quiero pasar tiempo contigo. No podría pensar en no volver a verte porque ya estoy enamorada… Sólo voy a pedirte algo: no juegues con mis sentimientos porque no podría soportarlo.
Luego de los besos de despedida, los enamorados retornaron a sus actividades con cierto pesar por alejarse del cálido encuentro, pero dichosos de haber compartido tan profundos instantes juntos.

Agustina llegó a tiempo a la cena con su padre. A Justino no le pasó desapercibida la alegría de su hija y el brillo que despedía su mirada. Sabía que Agustina había salido con Lucas, pero le había pedido a Sandro que los dejara solos, confiaba en que Seagal cuidaría de su pequeña. Lo único que lo preocupaba ahora era que el joven pudiera herir la inocencia y la confianza de Agus, aún no estaba seguro de que el gerente de C.E.S. viera a su hija como una mujer, de la misma manera que ella lo veía a Lucas como hombre. Su pequeña había crecido…
Ante el silencioso escrutinio de su padre, Agus decidió hablar para romper el hielo: —Papá, extrañaba nuestras cenas… Hace más de dos semanas que no compartimos una…
—Ejem… Sí, es cierto –respondió Justino aclarándose la garganta y colocando la servilleta de tela sobre su regazo para evitar manchar sus pantalones mientras comía.
—Estás serio y distraído… ¿Te preocupa algo en especial?
—Estoy un poco cansado, además pronto será la Exposición y estoy abrumado por los recuerdos…
En verdad, Justino había estado mirando fotografías de las visitas realizadas con su esposa a las Exposiciones de distintas partes del mundo. Añoraba a la madre de su única hija, a la dueña de su corazón y a la esposa fiel y cariñosa.
Agus tomó la mano de Justino por encima de la mesa y le dio un apretón cariñoso para darle ánimo; ella también extrañaba a su mamá, pero sabía que ella velaba por ellos desde donde estaba y esa sensación la confortaba siempre.
—Dale, Papi. Disfrutemos la cena… mamá estará presente… siempre lo está…
Justino sonrió ante las palabras de su hija y decidió disfrutar de la deliciosa cena con la mejor compañía. Mientras saboreaban los canelones, hablaron de la Convención, del hotel y de algunas trivialidades.
Después de comer, Justino, más relajado y tomando un café, recordó que tenía algo que preguntarle a Agustina.
—Agus… -pronunció su nombre para captar su atención, la joven estaba perdida en sus pensamientos y sonreía con disimulo.
— ¿Qué? –preguntó alzando la vista hacia su padre mientras quitaba de su mente los recuerdos de la tarde.
Cuando Justino notó que su hija volvía a centrarse en la realidad, dijo: —En la reunión de premiación noté algo que me gustaría confirmar contigo.
— ¿Es acerca de Tanaka?
—No, ese tema lo tocaremos mañana en una reunión en la sala de seguridad. Por cierto, me gustaría que asistas…
Agustina sorprendida ante sus palabras, acercó más la silla a la mesa para escuchar bien de cerca lo que su padre decía, dedicándole completa atención.
—Tu actitud indica que te agrada la idea, ¿verdad? –comentó Justino sonriendo.
— ¡Claro! Con tu invitación estás diciéndome que confías en mi criterio y te interesa lo que sé o pienso respecto de la seguridad de nuestro hotel.
La seriedad en la respuesta de Agustina, le confirmó a Ferrari el acierto de su decisión de incluirla en la charla de mañana.
—Has hecho una correcta deducción. Temprano en la mañana me comunicaré con Seagal para arreglar el horario, te lo diré en el desayuno –. Mientras veía la reacción de Agus ante la mención de ese apellido, continuó: —Noté que Lucas y tú se conocían de antes… ¿Dónde lo conociste?
La seguridad con que Justino habló, dejó en claro a Agustina que no podría mentirle sin quedar en evidencia. Decidió evadir el tema, pero no resultó.
—Quiero una respuesta, ahora. Si me mientes, lo descubriré y no querrás que pierda la confianza en ti…
Agus tragó los restos del café que parecieran haberse quedado suspendidos en su garganta y luego de toser un poco respondió: —Lucas y yo… Nos conocimos en la calle.
Justino frunció el ceño y la instó a que continuara con más detalles.
—El día que me escapé de la custodia de Marcos y descubrí el depósito de juguetes de Katsuo Tanaka…
Ahora sí que el dueño del “Ragguardevole” estaba totalmente confundido, a tal punto que se quedó mudo, cruzando la mirada con la de su pequeña.
—Mañana hablaré con ustedes dos antes de la reunión y espero que no se olviden de contarme ningún detalle.
Justino se puso de pie y sin despedirse de su sorprendida hija, abandonó el comedor." 

Espero que les haya gustado este nuevo episodio. A mí cada día me entusiasma más escribir esta novela...
Saludos a todos.
                                                                                                             Dolly Gerasol


martes, 21 de agosto de 2012

Ganadores sorteo 1º aniversario

Hola a todos:

Al fin sabrán si ganaron alguno de los cinco premios por el 1º aniversario de mi querido blog. ¡Qué ansiedad! ;-) En segundos nomás, unas líneas más abajo leerán los nombres de los afortunados...



NACIONAL:

Premio: libro en papel pocket "El profesor" de Katzenbach - Ed. Punto de Lectura gentileza de "Librería El Talismán"

Ganador...

 INTERNACIONAL:

 Premio 1: un libro sorpresa de Anna Karine

Ganador...
  
Premio 2: "Pasos en el bosque" de Erzengel

Ganador...
Premio 3: un libro sorpresa de Ana Fernández Martínez

Ganador...
Premio 4: "Angeles y mariposas" de Matías Zitterkopf

Ganador...
¡FELICITACIONES A TODOS!
Me contactaré con ustedes por mail para hacerles llegar los premios.
¡Muchas gracias a todos los que participaron!
Saludos a todos.
                                                                                              Dolly Gerasol

lunes, 20 de agosto de 2012

Números asignados para el sorteo

Hola a todos:

Les comunico a los participantes del sorteo 1º aniversario, los números con los que participan:

NACIONAL:

Yami Castillo                   1

Andy Ayestarán             2

Doris Mareco                   3

Kari Tevez                       4

Fuera de contexto          5

Peter Black                     6

Mirta Pérez                     7

Perséfoneluz                   8


INTERNACIONAL:

Patricia O. Patokata         9

Li                                       10

Raquel Campos                11

Tania Yesivell                  12

Pepe                                  13

Elisa                                   14

Connie Jet                        15

Nanni-Li                           16

PukitChan                         17

JJ Campagnuolo               18

Kimberly Hernandez        19

Daniela Agrafogo               20

-Bess-                                 21

Judith Ruiz                        22


¡SUERTE A TODOS!
MAÑANA CONOCERÁN A LOS GANADORES :-)

Saludos a todos.
                                                                                                               Dolly Gerasol

Frases compartidas para el sorteo 1º aniversario

Hola a todos:

El sábado finalizó el plazo para participar del sorteo por el 1º aniversario del blog. Antes de dar a conocer a los ganadores, quiero compartir con ustedes las frases y fragmentos de libros que los concursantes han comentado en la entrada donde anuncié el sorteo.


¡Buena lectura!

"Estamos al borde de un precipicio. Miramos el abismo, sentimos malestar y vértigo. Nuestro primer impulso es retroceder ante el peligro. Inexplicablemente, nos quedamos. En lenta graduación, nuestro malestar y nuestro vértigo se confunden en una nube de sentimientos inefables. Libro: El demonio de la perversidad-Edgar A. Poe. 

"...para ser fuertes hay que amarse a uno mismo; para amarse a uno mismo hay que conocerse a fondo, saberlo todo acerca de uno, incluso las cosas más ocultas, las que resulta más difícil de aceptar." (Susanna Tamaro, Donde el corazón te lleve) 

"[...]Sentía que se me bajaba la tensión. Las ventanas estaban cerradas y no existía posibilidad alguna de que hubiese sido una extraña corriente de aire. He debido palidecer tanto que mamá se acercó a mí de un salto y me tomó por los brazos.[...]" del libro que estoy leyendo actualmente: Presagios de Stefania Gil. 

"...Y te seguiré amando, amor mío, hasta que los mares se sequen..."
(El diablo en invierno-Lisa Kleypas) 

"Su religiosa madre decía: Dios sabe el pasado, el presente y el futuro. En tal caso, la había colocado en este mundo con plena conciencia ya de que terminaría matándose y no se enojaría por ese acto." (Veronika decide morir. Paulo Coelho) 

"-Por lo menos quiero, Sancho, y porque es menester ansí, quiero, digo, que me veas en cueros, y hacer una o dos docenas de locuras, que las haré en menos de media hora, porque, habiéndolas tú visto por tus ojos, puedas jurar a tu salvo en las demás que quisieres añadir; y asegúrote que no dirás tú tantas cuantas yo pienso hacer." (Don Quijote de la Mancua - Miguel de Cervantes) 

Andy A. 
[Dice Gandalf respondiéndole a Frodo] "Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes tú devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce todos los caminos. (Gollum) Está ligado al destino del Anillo. El corazón me dice que todavía tiene un papel que desempeñar, para bien o para mal, antes del fin; y cuando éste llegue, la misericordia de Bilbo puede determinar el destino de mucho, no menos que el tuyo." ("El señor de los Anillos: I. La Comunidad del Anillo" - John Ronald Reuen Tolkien) 

"Bendito sea el día, y el mes, y el año, y la estación, y el tiempo, y la hora, y el punto, el encantador pueblo, y el sitio en el cual sus hermosos ojos me encadenaron." (Indias Blancas-Florencia Bonelli) 

"—Ay, mi dulce niño de verano —dijo la Vieja Tata con voz queda—, ¡qué sabrás tú del miedo! El miedo es cosa del invierno, mi pequeño señor, cuando la capa de nieve es de treinta metros y el viento aúlla gélido desde el norte. El miedo es para la larga noche, cuando el sol oculta el rostro durante años enteros, los bebés nacen, viven y mueren en la oscuridad, los huargos están famélicos y los caminantes blancos recorren los bosques." (George RR Martin, Canción de Hielo y Fuego, Libro 1: Juego de Tronos) 

Kari 
"-¡Seis!-susurro cuando vuelvo a sentir ese dolor espantoso, y lo oigo soltar el cinturón a mi espalda, y me estrecha en sus brazos, sin aliento, todo compasión... y yo no quiero saber nada de él-. Suéltame... no... 
Intento zafarme de su abrazo, apartarme de él. Me revuelvo. 
-¡No me toques!-le digo con furia contenida. 
Me enderezo y lo miro fijamente, y él me observa espantado, aturdido, como si fuera a echar a correr. Me limpio rabiosa las lágrimas de los ojos con el dorso de las manos y le lanzo una mirada feroz. 
-¿Esto es lo que te gusta verdad? ¿Verme así? 
Me restriego la nariz con la manga del albornoz. Me observa desconcertado. 
-Eres un maldito hijo de puta. 
-Ana-me suplica, conmocionado. 
-¡No hay "Ana" que valga!¡Tienes que solucionar tus mierdas, Grey! 
Dicho esto, doy media vuelta, salgo del cuarto de juegos y cierro la puerta despacio." (E.L. James, Cincuenta Sombras de Grey) 

"Un buen día lo vi claro. Hay amigos que te dan amistad, hay amores que te dan pasión, sexo o amor, y finalmente hay amarillos." (Albert Espinosa, "El mundo amarillo") 

"...[—No va a regresar, ¿verdad? — Papá se quitó las gafas y se frotó la cara con ambas manos. Estábamos sentados en el sofá. Por una vez, el televisor estaba apagado. Nuestras voces eran las únicas que se oían en el cuarto. Estaba bien ese medio-silencio, pero era aterrador al mismo tiempo...]" (libro: THE DUFF la autora: Kody Keplinger) 

"...pero siempre hay un lugar de nosotros en el que no dejamos que entre nadie más. Yo creo que eso es lo que hace a las relaciones con los demás tan interesantes." (Título: Los ojos del perro siberiano. Autor: Antonio Santa Ana) 

“-Tienes tu carrera, yo mi negocio. Jamás sería una esposa apropiada para alguien como tú. 
-Eres la única esposa para alguien como yo.” ("Un negocio arriesgado" de Nora Roberts) 

"Sin embargo debo repetir que no eran gente simple, ni bucólicos pastores, ni buenos salvajes, ni utopianos blandos. No eran menos complejos que nosotros. El problema es que tenemos la mala costumbre, alentada por los pedantes y los sofisticados, de considerar la felicidad como algo bastante estúpido. Sólo el dolor es intelectual, sólo el mal es interesante. Esa es la traición del artista: una negativa a admitir la trivialidad del mal y el tedio espantoso del dolor. Si no puedes vencerlos, únete a ellos. Si duele, repítelo. Pero elogiar la desesperación es condenar el deleite, adherir a la violencia es perder de vista todo lo demás. Casi lo hemos perdido; ya no sabemos describir a un hombre feliz, ni celebramos la alegría." (Ursula K Le Guin. Del cuento "Los que se alejan de Omelas" del libro "Las doce moradas del viento") 

"Y ahí es donde se puede ver la diferencia entre nuestros sentimientos: si él estuviera en mi lugar y yo en el suyo, aunque le aborreciera con un odio que convirtiera mi vida en hiél, nunca habría levantado la mano contra él. ¡Puedes poner cara de incredulidad si quieres! Yo nunca podría haberle apartado de ella, al menos mientras ella lo hubiera querido así. Mas en el momento en que perdiera su estima, ¡le habría arrancado el corazón y me habría bebido su sangre! Sin embargo, hasta entonces, y si no me crees es que no me conoces, hasta entonces, ¡preferiría morir con certeza antes que tocarle un solo pelo de la cabeza!" (Del libro Cumbres Borrascosas de Emily Bronte) 

"Mis afectos y deseos no han cambiado, pero una palabra suya me silenciara para siempre" (Orgullo y prejuicio – Jane Austen) 

[...] “-Entonces te quedas. 
Me besó allí delante de todo el mundo, pero en seguida me olvidé del público. Fue fácil y directo, sin confusión, sin objeción, sin división, solo Ian y yo, y la roca derretida avanzando por este nuevo cuerpo, sellando otra vez el trato. 
-Me quedaré -afirmé. 
Y comenzó mi décima vida.” (La Huésped, Stephenie Meyer) 

"A lo largo de las calles de París avanzaban con estruendo los toscos y trágicos carros de la muerte. Seis carretas llevaban el vino del día a la guillotina... Seis carretas rodaban a lo largo de las calles. Vuélvelas a lo que eran antes, Tiempo, tú que eres un poderoso mago, y se verán las carrozas de monarcas absolutos, los equipajes de nobles feudales, los vestidos de rutilantes jezabeles, las iglesias que no son la casa de mi padre, sino guaridas de ladrones, las chozas de millones de hambrientos campesinos." (Historia de Dos Ciudades. Charles Dickens) 

Mirta Pérez 
“La creatividad consiste en atrapar el universo y hacerlo fluir a través de tus ojos.” Peter Koestenbaum 
“Lo que dejamos atrás y lo que nos espera más adelante son minucias comparado con lo que nos espera en nuestro interior.” Ralph Waldo Emerson 
“Toma tu vida en tus propias manos, ¿y qué sucede? Algo terrible: no hay nadie a quien culpar.” Erica Jong 
Citas del libro: “Camino del artista” de Julia Cameron 

"Recordé satisfecha hasta el más ínfimo detalle. Cada vez lo hacía mejor y mi técnica se iba volviendo asombrosamente depurada, logrando mantenerles más tiempo con vida, alargando su agonía en unos deliciosos momentos que resultaban de una intimidad enternecedora. Me había recostado en su pecho aún caliente y había saboreado aquel néctar de fluidos con una voracidad insaciable, rogando para que ese momento de plenitud no terminase nunca. Pero el molesto pitido de su teléfono había interrumpido mi clímax, obligándome a volver a la realidad mucho antes de lo que hubiese deseado. Ese era uno de los detalles que tenía que solucionar para la próxima vez... La próxima vez... Mi cuerpo reaccionaba con una alentadora calidez sólo de pensar en repetir aquella maravillosa sensación." (Historias de una Gaviota. Relato : La Sangre - Cristina Caviedes) 

“Puede que el período subsiguiente a la pérdida —las migajas de la memoria— me haya marcado más que la propia pérdida…” (Lo opuesto al amor de Julie Buxbaum) 

En breve daré a conocer los ganadores de tan importantes premios.
¡¡¡Suerte a todos los participantes y gracias por apuntarse!!!
Saludos a todos.

                                                                                                                    Dolly Gerasol

viernes, 17 de agosto de 2012

Saga Lobo: "Las caras de la Luna"

Hola a todos:

Hoy quiero compartir con ustedes información acerca de una saga de novela romántica paranormal: Saga Lobo, creada por la escritora Leila Milá; que a mí ya me atrapó entre sus garras con el primer libro.

Jasper y Yuna lograron, cada uno con su historia y su personalidad, ganarse mi admiración y afecto. Además de estos dos personajes tan importantes e impactantes, la historia es dinámica, entretenida, interesante, romántica, con un toque de acción e intriga... en fin, muy completa, lo suficiente para mantenerte atento a cada una de sus páginas, devorándolas ;-)
A mí lo primero que me enganchó fue el nombre de la saga, me encantan los lobos y más aún los hombres lobo... Y en más de una ocasión sentí deseos de ser Yuna, aunque sea por un rato... :-)

Les dejo un detalle de los protagonistas, extraído del blog de la saga, para que les entren más ganas de leer el primer libro (una vez que empiecen no podrán parar hasta leerlos a todos):


YUNA
Estatura: 1,80
Pelo: Negro
Ojos: Verdes
Edad: 18

Sobre ella: Es una chica alegre y reservada, de fuerte carácter. Protectora, dulce y con un sentido de la justicia, la moral y la supervivencia muy arraigados en ella. Tiene dotes de líder nata pero esconde un terrible secreto que ha marcado su vida en el terreno sentimental.
Es sincera, tenaz, cabezota, intuitiva, directa y posee un sentido del humor algo cínico.
Yuna esconde un secreto que la convertirá en el objeto de deseo de todos.


JASPER

Estatura: 1,90
Pelo: Negro y corto
Ojos: Dorados
Edad: 25
Raza: Lobo - Clan: Lunitari

Sobre él: Es él sucesor de los Lunitari, un lobo alfa honorable y respetado. Cariñoso y protector. Es un tipo duro en apariencia pero se desvive por su familia y el clan. Impone allá donde va y desprende sensualidad a raudales. Su sonrisa pícara y maliciosa es un arma de doble filo así como su aire de rebelde indomable. Es un hombre serio, leal y letal así como observador. 
Una vez ataca no hay nada que hacer.

Cuando se conviertan en fans de estas novelas, únanse al Grupo Saga Lobo en Facebook, allí podrán compartir todo lo que deseen sobre esta fantástica saga.

Para seguir endulzándolos un poco más les dejo el enlace al booktrailer de "Las caras de la Luna": http://www.youtube.com/watch?v=kHs8eYEojSg


Blog de la Saga Lobo: en este blog encontrarán más datos y los enlaces para adquirir los libros.

Una lectura más que recomendable :-)
Saludos a todos.
                                                                                                                               Dolly Gerasol

miércoles, 15 de agosto de 2012

Los juguetes de Katsuo: Episodio XVII

Hola a todos:

Hoy llega un nuevo episodio de mi novela, cargado de mucho romance ;-)



Los juguetes de Katsuo/Por Dolly Gerasol (obra provisoria)
(Todos los derechos reservados - All rights reserved)

EPISODIO XVII

"Agustina en media hora estuvo lista para salir a dar una vuelta con Lucas. Mientras esperaba su llamado, ordenó algo para merendar en su habitación. Cuando estaba sorbiendo el último trago de café, perdida en sus pensamientos, sonó el teléfono.
— ¡Hola! ¿Quién habla?
—Quiero hablar con la señorita más linda del “Ragguardevole” –dijo Lucas en tono seductor.
Agustina sonrió y le siguió el juego: —Mmmm… Me parece que ha errado el número de habitación…
—A mí me parece que estoy escuchando la voz correcta, jovencita. ¿Estás lista para salir conmigo?
—Tal vez… -respondió y dejó un hilo de silencio para generar expectativa y calmar a su vez los alocados latidos de su corazón enamorado- Lucas, esperame en el estacionamiento de abajo, en cinco minutos te busco.
Agus cortó la llamada sin dar tiempo a réplica, dejando a Lucas encendido de anhelo por tenerla cerca nuevamente. Enseguida, la joven recogió su abrigo y su cartera, roció su cabello con un delicado perfume de vainilla, comprobó frente al espejo que lucía ideal para conquistar a su chico y abandonó el hotel con disimulo por la puerta de servicio.
Lucas no paraba de jugar con el llavero que colgaba del cinto de su pantalón de gabardina azul, estaba nervioso como un adolescente. Agus lograba hacerlo sentir vivo, joven y alegre, aunque a veces lo sacara de quicio con su impertinencia. Además de hermosa e inteligente, él se sentía cómodo con ella, se sentía especial…
Agustina logró llegar junto al auto de Lucas sin ser vista por su padre, Marcos o Sara. Cuando salieran del estacionamiento le avisaría a Sara que volvería para la cena con su padre y le pediría que cocinara canelones de verdura con salsa blanca, ya que Justino quiería que eligiera el menú.
Al llegar junto al deportivo azul noche de Lucas, golpeó la ventanilla del lado del acompañante y al instante él destrabó la puerta para que entrara.
—Hola, bonita. Me gusta tu pelo suelto –dijo, mientras se acercaba a ella, posaba sus labios en su mejilla y olía su perfume.- Mmmm, qué rico. Me dan ganas de saborearte aquí mismo –agregó con la voz ronca por el deseo que comenzaba a palpitar en su cuerpo.
Agustina pensó que se derretiría allí mismo si él seguía hablando de ese modo. Intentando recobrar la cordura, dijo: —Lucas, basta ya. No quiero que alguien nos vea. Acá también hay cámaras, bastante con el numerito que montamos más temprano en el pasillo.
Lucas reaccionó al instante, había tenido suficiente cháchara de parte de su amigo Marcos con respecto a lo que vio junto a los empleados de seguridad de turno. Había estado cerca de ser visto por Justino mientras se "aprovechaba" de su pequeña hija.
— ¿Adónde te gustaría ir? –preguntó Lucas mientras aceleraba para subir la rampa y salir al exterior.
—No he pensado en ningún lugar en especial. Además, voy a cenar con papá hoy y no quiero llegar tarde –respondió Agus mirando a través de la ventanilla para no lanzarse sobre Lucas y devorarlo a besos. El perfume de él se colaba por sus poros y le erizaba la piel, además estaba hermoso con su look de elegante sport.
—Hace frío y está lloviznando, así que buscaremos un lugar cerrado. Te invito a tomar una cerveza en algún bar de Palermo Hollywood, ¿está bien?
Lucas conocía algunos lugares tranquilos y cálidos como para pasar un rato juntos y disfrutar de cierta intimidad. Además, eran las ocho de la noche, un horario familiar, libre de borrachos y busca pleitos.
—Sí, está bien. Yo acabo de merendar, pero me gustaría tomar una cerveza.
Agus no estaba acostumbrada a consumir bebidas alcohólicas, pero los fines de semana disfrutaba bebiendo con moderación: cerveza negra, champaña o el limoncello que enviaban los familiares de su padre desde Italia.
Cuando estuvieron ubicados juntos en un cómodo sillón frente a una ventana, envueltos por la calidez del lugar y la agradable música, ambos se relajaron y dedicaron varios minutos a observarse uno al otro. Ordenaron dos cervezas tiradas y una picada simple. El estómago de Lucas pedía algo más sustancioso, pero Lucas se abstuvo de hacerle caso porque lo que más deseaba en ese momento era poder deleitarse con la compañía de la joven Ferrari.
—Agus, me tienes todo para ti. Me gustaría que aprovecharas a preguntarme lo que quieras... –comentó mientras acariciaba la rosada y suave mejilla de ella.
Sentirlo cerca, ser el centro de toda su atención, perderse en sus ojos tormentosos y creerse la mujer más afortunada del mundo por estar pasando un momento así con el hombre que acababa de robar su corazón, sumía a Agus en un sopor dulce y agradable, casi mágico.
Cuando Agustina se giró hacia Lucas para formularle la primera pregunta, él vio un brillo especial en su mirada, sus ojos verdes lo hipnotizaron, haciendo que su corazón palpitara de alegría. Lucas se sentía confundido, aterrado, pero a la vez curioso por descubrir la causa de sus reacciones ante ella. Ambos habían logrado dejar afuera del bar todas las preocupaciones y responsabilidades, sabían que disponían de poco tiempo para compartir a solas y querían aprovecharlo al máximo.
—Lucas, ¿qué pensaste de mí el día que nos conocimos? Me encontraste espiando como una vulgar… chusma –puntualizó Agus, sintiéndose un tanto avergonzada.
Lucas evitó echarse a reír para no hacerla sentir mal, pero la verdad era que acababa de causarle mucha gracia el comentario.
—Agus, no pensé que fueras una entrometida, tan sólo me preocupé… Porque vi que eras una adolescente inofensiva, aunque un poco curiosa… -comentó sonriendo y esquivando el manotazo que ella le lanzó ante su descripción.
—No solo pensaste que era chusma sino también una mocosa… Gracias… ¿No podía ser una espía disfrazada de colegiala? –exclamó Agus.
La hija de Justino odiaba que menospreciaran su inteligencia o sus habilidades sólo porque era menor de edad. Ella se sentía joven y lo era, pero siempre había creído que era más madura que el resto de sus compañeros de colegio, como si su mente fuera de alguien de veinticinco y no de dieciocho. Tal vez se debiera al hecho de perder a su madre siendo tan pequeña, aunque nunca había ido a terapia como para averiguarlo.
Lucas no quería que se sintiera molesta, pero ella parecía una chiquilla y él a su edad había sido inmaduro y cabeza fresca, al igual que su hermano y su prima, por lo tanto creía que todos los adolescentes lo eran. Aunque día a día, desde que conoció a Agus, comenzó a cambiar de parecer. Ella, al menos, parecía ser la excepción a la regla y se lo demostraba cada vez que se veían.
Lucas se quedó en silencio, observándola embobado. Agustina, al verlo en ese estado, le arrojó un par de maníes y comenzó a reírse a carcajadas. Se sentía feliz de estar así con él y además acababa de ver una luz de esperanza con respecto a que Lucas pudiera corresponder su amor. Lo notaba en el modo en que la miraba o la acariciaba y lo notó en los besos ardientes que se dieron en la puerta de su habitación. Anhelaba con todo su corazón no estar malinterpretando las actitudes de Lucas hacia ella, necesitaba amarlo y ser amada."

Espero hayan disfrutado la lectura.
No olviden dejar sus opiniones.
Saludos a todos.
                                                                                                        Dolly Gerasol


martes, 14 de agosto de 2012

Mi nuevo relato: "La pared del fondo"

Hola a todos:

Hoy quiero compartir con ustedes otra de mis creaciones literarias.
¡Disfruten la lectura! :-)

LA PARED DEL FONDO 


Hace dos semanas que Martín visita la vieja casa, herencia de su abuela. Entra cada atardecer y deja las herramientas de trabajo al lado de la puerta. El patio es su lugar preferido. Martín enciende un cigarrillo y comienza el juego de adivinar figuras en el musgo crecido sobre la pared del fondo. Hoy también percibe lo del primer día: ese leve movimiento en el descascarado muro que Martín atribuyó a los cansados reflejos del atardecer; pero hoy está seguro que en la pared habita algo extraño. 
Martín apagó lo que quedaba del cigarrillo y, sin ánimo de ahorrar sus últimas energías, caminó hacia el muro con lentitud y temor. A un paso del fondo, observó el musgo, el revoque y la suciedad. 
“Debo estar enloqueciendo…”, pensó Martín; y luego “tengo que dormir más y trabajar menos”; luego, “o ir al oculista…”. Martín está abrumado. 
El súbito recuerdo de la linterna en un bolsillo mueve su mano y apunta la luz hacia el muro. Martín no es un pistolero, pero a veces parecería serlo. Sus ojos descubren la naturaleza del leve movimiento y la inquietud, el susto y Martín son un solo ser. 
Corre. Corre tan rápido como el miedo hasta el portazo de la puerta del frente de la casa. 
Pierde la noche su quietud mientras la mantis religiosa restrega sus ojitos encandilados; luego, sigue su camino sobre la pared del fondo. 

© ® 2012, Dolly Gerasol (Argentina)

No olviden dejar sus comentarios ;-)
Saludos a todos.
                                                                                                                     Dolly Gerasol

miércoles, 8 de agosto de 2012

Los juguetes de Katsuo - Episodio XVI

Hola a todos:

Un nuevo episodio ha llegado... Les cuento un secreto... Cada día estoy más encariñada con los protagonistas!!!
Qué disfruten la lectura!!


Los juguetes de Katsuo/Por Dolly Gerasol (obra provisoria)
(Todos los derechos reservados - All rights reserved)

EPISODIO XVI

"Agustina despertó con el sonido de varios golpecitos en la puerta de su habitación. Había dormido tan profundamente que no recordaba ni qué día era. Con el cabello revuelto y el vestido lleno de arrugas se desperezó y bostezó. Luego, decidió acercarse a la puerta para ver quién la visitaba.
— ¡Hola! ¿Quién es?
—Cariño, soy papá. ¿Puedes abrirme? –preguntó Justino con tranquilidad.
Agus abrió la puerta y se recostó en la cama mientras decía: —Papi, ¿qué haces acá? ¿Qué hora es?
—No sabía que estabas durmiendo, nunca lo haces en este horario. Son las siete de la tarde –respondió sorprendido.
— ¿Las siete? ¡Qué horror! Hace más de dos horas que duermo… y nadie sabía nada. ¿No estabas preocupado? –dijo mirándolo con suspicacia.
—Los muchachos de la sala de seguridad me dijeron que te vieron entrar, pero no salir. Supuse que estabas ocupada con tus cosas.
Justino tenía la certeza, gracias a los chips localizadores ubicados en sus calzados, de que su hija estaba allí. Sabía que Agus no habría salido descalza a la calle. Sólo Lucas y él poseían los receptores de las señales de dichos chips. A Justino le caía bien el gerente de C.E.S., no sólo por la confianza que su amigo Gregorio depositaba en él, sino por la manera en que se desenvolvía y por el respeto que despertaba en los demás, incluso en su rebelde hija, por eso le confiaba la vigilancia de Agustina. Lo que aún le intrigaba era el hecho de que ellos se conocieran, tendría que indagar al respecto.
—Hija, tengo un rato libre, por eso vine. Quiero que hablemos un poco.
—Papá, si es para retarme porque me metí en la reunión… Déjalo así. Lo siento, pero ya te dije que conozco al japonés y no me agrada en absoluto –comentó la joven mientras se dirigía al baño para cepillarse el cabello.
—No quiero que te metas en líos. Sólo eres una jovencita curiosa y despreocupada que suele correr riesgos innecesarios. Ya hay gente calificada para las tareas de seguridad, deja de meterte donde no debes –ordenó Justino más preocupado que enfadado.
Obviamente, el tono autoritario de su padre hizo que en la adolescente comenzara a bullir la rebeldía. Con las manos en la cabeza enlazando su cabello en una coleta, Agus respondió tajante: —El día que confíes en mi criterio y dejes de verme como a una niña, podremos ser un equipo. Yo he visto de cerca a las mujeres que acompañan a Tanaka y te puedo asegurar que no son humanas. Además, son peligrosas y yo sé dónde encontrarlas en caso de que haga falta. Pero… como soy una mocosa irresponsable, tendrás que dejar todo en manos de tu amigo Bermúdez.
La angustia se reflejó en el rostro del dueño del hotel. Luchar sólo contra una adolescente temperamental no era sencillo. Justino decidió contar hasta cien antes de continuar la discusión y mientras tanto rezó en silencio para que la paciencia nunca lo abandonara.
Durante el silencio entre ellos, Agustina recordó el momento vivido en la reunión de premiación y luego, sus mejillas adquirieron un color sonrosado cuando su mente y su cuerpo rememoraron las caricias y besos de Lucas. “¡Lucas! Quedó en llamarme. Tengo que bañarme y cambiarme para salir…”
—Papá, no quiero estar enojada contigo. Mañana desayunamos juntos y seguimos la charla, ¿sí? Necesito tomar un baño.
El tono dulce e inocente con que Agustina hablaba en ciertas ocasiones era tan poderoso que lograba que las personas sonrieran sin siquiera desearlo. Justino exhaló un suspiro y relajó sus hombros mientras pensaba: “Esta chica me va a volver loco… Esposa querida, daría lo que fuera para que estuvieras aquí, tú la comprenderías…”
—Agustina, preferiría que cenáramos juntos hoy. Quiero que me cuentes más acerca de Tanaka. Además, hace mucho que no hablamos del colegio, los chicos… ¿Nos encontramos a las once en el comedor? Pídele a Sara que prepare lo que más te guste -. concluyó Justino acercándose a su hija para abrazarla –Mi pequeña, cuidate mucho y confía en mí, sólo quiero protegerte y verte feliz.
Mientras hablaba, los ojos de Ferrari se empañaron con lágrimas de amor paternal hacia su única hija, fruto del maravilloso amor entre él y su difunta esposa.
Agustina acompañó a su padre hasta la salida y le prometió que cenarían juntos.
Justino partió sin respuestas acerca de dónde conocía su hija a Seagal, pero en la cena no se le escaparía la oportunidad de averiguarlo.
Agustina decidió que vería sólo un momento a Lucas, no quería que alguien sospechara que entre ellos existía un comienzo de relación amorosa. Primero quería asegurarse de que Lucas era el hombre indicado y que sus intenciones eran sinceras y no pasajeras. Más adelante, hablaría con Sara y si todo marchaba sobre ruedas le contaría a su papá. A partir de ello, Lucas y ella pasarían mucho tiempo juntos; era lo que Agustina deseaba. “¿Cuáles serán los deseos de Lucas? ¿Querrá compartir más momentos conmigo?” Los pensamientos volaban en la mente de Agus y su juvenil cuerpo anhelaba las caricias de Lucas mientras el agua tibia de la ducha se deslizaba por su tersa y blanca piel."

¡Gracias por estar del otro lado, leyéndome! :-)
Saludos a todos.
                                                                                                                  Dolly Gerasol