Un lugar para comentar que me hace sentir "leer un buen libro". Un lugar donde recomendar esos libros que tanto me gustaron. Y porque no traerles alguna frase sobre lo que inspiran los libros.

Reseñas, novedades y noticias literarias, relatos, poesía y más...

domingo, 13 de noviembre de 2011

"Alicia en el País de las Maravillas"

Hola a todos:

Hoy quiero hablar de otro clásico, el cual, aunque ustedes no lo crean, no había leído hasta ahora. Había visto la película que hizo Disney en adaptación al libro, pero nada más. Y en la última Feria del Libro de mi ciudad lo vi y lo compré, porque me dije que era una historia que tendría que haber leído hace tiempo y aún no lo había hecho. Así que hoy voy a hablar de la gran obra del escritor inglés Charles Lutwidge Dodgson (1832-1898), a quien conocemos como Lewis Carroll. Este autor además fue diácono anglicano, lógico, matemático y fotógrafo. Lewis escribió "Alicia en el País de las Maravillas" luego de idear su argumento el 4 de julio de 1862, durante una de las excursiones que acostumbraba realizar con las hijas de su vecino de apellido Liddell (Lorina, Alice y Edith). 

"... Alicia, para ti este cuento infantil.
Ponlo con tu mano pequeña y amable
donde descansan los cuentos infantiles,
entrelazados, como las flores ya marchitas
en la guirnalda de la memoria.
Es la ofrenda de un peregrino, que las
recogió en países lejanos". 


"Alicia en el País de las Maravillas es un clásico no sólo de la literatura infantil, sino de la literatura en general. Popularizado por las decenas de versiones que de él se han llevado a cabo. Es un delicioso entramado de situaciones inverosímiles y absurdas, metamorfosis insólitas de seres y ambientes, juegos con el lenguaje y con la lógica y asociaciones oníricas que hacen de él un libro inolvidable".

La historia comienza cuando Alicia persigue un conejo blanco que lleva un reloj de bolsillo en la mano, mientras exclama: "¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!". A partir de allí la niña se introduce en un mundo de fantasía sin igual.
Come y bebe cosas que va encontrando en esos pintorescos lugares, y ello hace que crezca y se achique de forma desproporcionada, introduciéndose así en situaciones disparatadas.
El libro en general es muy entretenido y absurdo, combina situaciones en parte extraídas de su realidad y la mayoría imaginarias creadas por la mente de la protagonista. 

Lo único un tanto descolgado para quienes no conocemos las canciones populares inglesas, es cuando citando las estrofas Alicia altera el contenido sin poder evitarlo. Al no conocer dichas canciones no podemos disfrutar de las diferencias entre las versiones originales y las creadas por la pequeña.

La parte del libro que más me gustó y que más me hizo reír fue el capítulo 7, "Una merienda de locos", de la que Alicia participa con una Liebre de Marzo, un Sombrerero y un Lirón.

Una frase que al leerla tomé para citarla acá, porque me pareció divertida y que leyéndola da nota de lo absurdo del País de las Maravillas, es: "—¡Vaya!— se dijo Alicia.—He visto muchísimas veces un gato sin sonrisa, ¡pero una sonrisa sin gato! ¡Es la cosa más rara que he viso en toda mi vida!"

Espero que les haya gustado mi nueva publicación. Si aún no leyeron esta historia... ¿Qué están esperando para hacerlo? ;)
Saludos a todos.
                                                                                                     Dolly Gerasol