Un lugar para comentar que me hace sentir "leer un buen libro". Un lugar donde recomendar esos libros que tanto me gustaron. Y porque no traerles alguna frase sobre lo que inspiran los libros.

Reseñas, novedades y noticias literarias, relatos, poesía y más...

martes, 16 de abril de 2013

Novedades literarias 6

Hola a todos:

Espero que estén muy bien. Comparto con ustedes las novedades de los martes. Espero que les gusten :-) En esta oportunidad vuelvo a contarles acerca de libros de escritoras argentinas.



"Kumiko, mujer sin tiempo" de Graciela Amalfi


Contacto con la autora: Mails: gracielaamalfi@gmail.com o
boticariaclubdecuentos@hotmail.com


Kumiko… entre rayuelas y cronopios (Extracto del libro Pág.85-87)

"... Cuando llamé a la puerta, una señora me invitó a pasar a un pequeño cuarto, que oficiaba de escritorio. En ese lugar, había una máquina de escribir sobre una mesa repleta de papeles escritos, otros en blanco y algunos hechos bollos.
La biblioteca me dio la bienvenida con esos autores a los que una y otra vez Cortázar había leído: Poe, Hawthorne, Saki, Jacobs, Foster, Lugones, Quiroga y por supuesto Borges.
Un cuadro, con un dibujo que delineaba la casa más famosa de sus historias, estaba recostado cerca de la ventana. Llamó mi atención, la cantidad de habitaciones estampadas arquitectónicamente, nunca hubiera imaginado una casa tan grande para un cuento. Sólo para un cuento.
Un olor a consejos de cómo se hace para reír o llorar, llegó con aroma a tinta y papel gastado.
Otro cuadro con color a rayuela, un rostro que bien podría ser el de la Maga, un suicidio, una locura, un número olvidado, una tragedia. En ese hemisferio acababa de entrar.
Un montón de conejos blancos y suaves, pero vomitados desde un hombre asqueado de tanta soledad, en una Buenos Aires, repleta de gente y hundida en una miseria de mugre y hastío.
Un tigre agazapado esperando mi más mínima distracción para aparecer y atacarme.
Esos monstruitos verdes, amorfos, locos y chiflados como el tango, que no dejan de girar en una milonga triste y pobre, que se burla de amores ajenos.
Ese raro azteca que corre sin parar y sueña y suda y recuerda y muere enloqueciendo al lector distraído.
De repente entró el escritor, Julio, el mismísimo Cortázar. Alto, flaco, y con una “r” caída del renglón se dirigió hacia mí y me saludó con un gesto dulce y paternal.
Aterricé de golpe en el escritorio y me sentí como un papel hecho un bollo, para ser acariciado entre sus manos… o ser tirado para siempre... en el cesto de basura."



Su libro lo pueden encontrar en:
-Ediciones Tahiel, Av Rivadavia 6743, local 59, 4632-6136/CABA
-Librería La Libre, Bolívar 646/ CABA
-Librería R & S , Av Elcano 3258,4555-4547/CABA.
-Libreria Polo Norte, Av Contitución 5853/Mar del Plata, pcia Bs As.
-Shopping Dot Baires/Kiosco de Diarios y Revistas/ Planta Baja/ CABA.
-Personalmente tiene sus libros en todos los eventos culturales a los que asiste.


"Mi colección de secretos" de Connie Jett


Tamaño: 140 x 210 mm
Encuadernación: Rústica
Páginas: 244
Idioma: Castellano
ISBN: 978-84-939522-5-9



Sinopsis: Ornella, con toda su picardía argentina aterriza en la glamurosa Italia para alcanzar sus sueños.
Allí deberá enfrentarse a la atractiva ex-novia de su amado Felipe y descubrir un sobrecogedor secreto de familia que será clave para el futuro de Chiara, su mejor amiga.

Un pequeño aperitivo (extracto de la novela)
"Aeropuerto de Atenas. 11h.
Mi novio Felipe y yo volvíamos a casa después de unas relajantes vacaciones en una paradisíaca isla griega. Una larga luna de miel anticipada, ya que todavía no estábamos casados. Aún podía sentir el balanceo de mi hamaca de algodón y la brisa del mar sobre mi rostro, despidiendo atardeceres entre copas de vino blanco.
—Cariño, tu pasaporte. Ya nos toca —dijo Felipe interrumpiendo mi reflexión.
—Sí, sí —respondí buscando en mi bolso. Lo revolví todo, tratando de recordar mis órdenes internas: "¡Lo guardaré ahí. Ahí no lo perderé!". Así intento contrarrestar mi innato despiste pero siempre olvido dónde era "ahí" y me vuelvo loca buscando.
—¿Por qué narices me miras así? —insistía Feli a décimas de enfadarse—. ¿Lo has perdido?
Levanté la vista temiendo las miradas de desaprobación de la gente y me pareció entrever a Chiara. "Pero qué estoy pensando, eso es imposible", me repetía mientras guardaba mis cosas. Sin embargo, su presencia se hizo cada vez más nítida y real: desde lejos, Chiara movía su mano, saludándome.
Miré a Felipe con los ojos abiertos como platos, pero él, sin percatarse, me hacía señas de impaciencia para que me acercara.
Al sentir que me sostenían del brazo, volví a girar la vista. Sus ojos verdes penetraron en mí, y sentí una mezcla de terror y alegría.
—Voy al baño —le dije a Felipe, juntando las rodillas como si me estuviera orinando.
—¡No...! —negó con su dedo índice, poniéndome muy mala cara.
Aparté la vista y corrí sin mirar atrás, con el corazón a mil por hora. Abrí la puerta del aseo de un manotazo y me refresqué con un poco de agua en las mejillas, la frente y detrás del cuello. No quería arruinar mi maquillaje puesto que me había costado más de media hora hacer que pareciese delicado y natural, es decir, maquillada pero no excesivamente. El corrector cremoso hacía milagros con mis marcas de varicela, incluso con una que tengo en la nariz. ¡Cuánto la odio! Culpo a mi madre al cien por cien por no habérmelas evitado. Al fin y al cabo yo era sólo una niña. Ella tendría que haber sido más severa a la hora de cuidarme, así no me hubiera arrancado esas costras que tanto picaban, sobre todo en mi cara. ¡Debió atarme las manos!
—Hola, estoy aquí, es inútil que me evites. Y si tu madre te hubiese atado las manos, no sería una madre —me interrumpió Chiara.
―Chiara, ¿qué demonios haces aquí?..."


Seguro que estarán ya tentados a leerlos, ¿no? ;-)
Saludos a todos.
                                                                                                                    Dolly Gerasol