Un lugar para comentar que me hace sentir "leer un buen libro". Un lugar donde recomendar esos libros que tanto me gustaron. Y porque no traerles alguna frase sobre lo que inspiran los libros.

Reseñas, novedades y noticias literarias, relatos, poesía y más...

lunes, 28 de septiembre de 2015

"Diario de a bordo" del geniolo Juanca

Hola a todos:

Hoy dispongo de tiempo y quiero ponerme un poco al día con mi querido blog. Hace tiempo que quería dedicar una entrada a un gran escritor y literato de mi ciudad: Juan Carlos Vecchi. Un genial ser humano que vive y respira literatura...

Encontré en Internet una reseña biográfica de lo más clara y pintoresca que lo describe muy bien (http://www.literareafantastica.com.ar/biovecchi.html):

"Juan Carlos Vecchi nació el 16/11/57 en la ciudad de Olavarría, Provincia de Buenos, Argentina. Ha publicado el libro de poemas y aforismos "Latidos" (1982 - edición independiente), "Diario de a bordo" (narrativa, tono humorístico, 1997 -Editorial Argenta); ha participado en numerosas antologías de poemas y cuentos nacionales e internacionales como así también es colaborador de innumerables revistas y suplementos literarios en web y en papel impreso.
Actualmente, y desde el año 1992, coordina talleres de Escritura Creativa y Creatividad Literaria en escuelas, colegios y otras entidades culturales de la zona como asesor técnico literario y corrector de estilos.
Con la ñata pegada al olvido de brumas y con esa máscara perdida de inocencia recurre al arma más eficaz de la rebeldia: El humor; entonces se divierte desmontando los rígidos y lógicos mecanismos que hacen girar la vida alrededor de las contradicciones humanas. Se arriesga y sujeta a la multiplicidad de lecturas, de acuerdo con los mecanismos de decodificaciòn de cada lector hermanando la gracia con la ironía y lo alegre con lo triste."

Hay tanto que decir sobre él, que debo aclararles que voy a quedarme corta con lo que aquí les cuente...

Yo tuve la suerte de conocerlo personalmente y la dicha de disfrutar asistiendo a sus clases. Aprendí mucho con él y por circunstancias personales tuve que abandonar las clases, pero no sin pena. Todavía tengo muchísimo que aprender...
Es realmente admirable lo que sabe, lo que escribe y lo que cuenta. Nunca deja de sorprenderte con sus ideas, sus palabras y sus creaciones...
Es muy generoso con todos los escritores y continuamente difunde literatura. Vean su perfil de Facebook, allí podrán comprobar lo que les digo: https://www.facebook.com/jcvecchi, como también disfrutar de sus inigualables creaciones.

Comparto con Uds. un poquito de su genialidad...

QUIROMANCIA

Con sus ojos seriamente redondos, la mujer leyó la mano temblorosa de Zacarías y predijo con voz de sótano clausurado:
—No se me entusiasme en programar mucha cosa para la semana que viene, Zacarías.
Zacarías desprendió como pudo I la mirada de ojos redondos de sus manos y al toque, como pudo II, despegó sus asustadas manos de las manos firmes de la vidente.
Zacarías no dijo nada; como pudo III se levantó de la silla y desapareció de la extraña habitación como laucha por tirante.
Para el domingo de la semana siguiente, Zacarías seguía vivito y coleando, e incluso sabiendo por qué la médium le había recomendado aquello de no programar nada para esa semana, ya que no encontraba la agenda personal por ningún lado.

© 2013, Juan Carlos Vecchi

Este libro de aquí debajo es uno de los tesoros de mi bilbioteca y además está dedicado :)


"DIARIO DE A BORDO"
Género narrativa, de tono humorístico con su vertiente absurda



Mi historia favorita de absurda risa es: "Sequoyah Eggs, el chef"
He aquí un pequeño fragmento: "1720 (Nacimiento al estilo Cherokee, sus primeros pasos en la cocina): Un domingo soleado de julio, cuando el trigo está amarillo, el cielo más azul que nunca, y los cuervos negros vuelan huyendo espantados, como lo imaginó Van Gogh en su cuadro Campo de trigo con cuervos, nace Sequoyah Eggs, el chef, en California, a campo abierto"...

Ahora para finalizar, quiero que lean uno de los cuentos del Juanca que es mi preferido:

CALIBRE 38

Abre esta incomprensible historia Facundo Cartucho empujando lenta y silenciosamente la puerta de la cocina con el dedo gordo de su pie desnudo y ni bien tiene a tiro al bulto que le muestra la espalda gatilla dos veces; les presento al indefenso bulto: Norma Recarga de Cartucho, mujer valiente y aguantadora que cocina el almuerzo (como anoche la cena y esta noche... ).
La primera bala fulmina la cacerola de acero inoxidable, cacerola que se desparrama junto al calibre 38 sobre la mesada, la mesa, las cuatro sillas, el delantal, la pollera azul con flores blancas y el suelo de baldosas frustradas.
La segunda bala, la que se desvía por el temblor de la mano de Cartucho, entra por el ojo derecho del abuelo; descansa en paz el abuelo Casimiro, con sus ojos buenos desde la fotografía colgada en una de las paredes, entre la heladera que todavía sí... y el lavaplatos que no funciona hace tiempo.
Pasan los segundos y Norma del pánico al stress post- traumático. Un pálido temblor baila música sacra en sus piernas. Bajo la dulce y casi intacta textura de su humanidad rayos, relámpagos y recórcholis de adrenalina, la convierten temporalmente en una estatua de carne y miedo con corpiños y bombacha.
Desde la calle, uno dos tres bocinazos y el infaltable insulto a la familia de alguien, la sacan de su parálisis; ella aprovecha para girar su cabeza hacia la puerta donde nacieron malamente los disparos; Norma mira a Cartucho mientras le llora a San Timoteo (el Santito de la Humillación).
En los siguientes “tic tac tic tac” la mujer baja y vuelve a subir sus párpados media docena de veces: Norma tiene oficio en el arte del miedo cotidiano y ahorra lágrimas para los sustos venideros.
Junto a la puerta, un Cartucho descodificado continua mirando a la mujer con un sólo ojo, el ojo que no deja de apuntar; el ojo que acecha por las dudas.
Dudas que ahora no tiene Norma cuando dispara hacia la puerta su hipótesis de mea culpa, cerrando con un dulce y mentiroso portazo otra historia a esconder adentro de una cacerola de la vida.
- ¿Tan mal cocino, Cartucho, tan mal? - pregunta Norma, pero ni ella misma se la cree.

© 2014, Juan Carlos Vecchi 




Bueno, profe, espero haber sido generosa con mi publicación y haber logrado mi humilde objetivo de dar a conocer a tan "GENIOLO" escritor de mi querida ciudad.
Saludos a todos.

                                                                                                                    Dolly Gerasol