Un lugar para comentar que me hace sentir "leer un buen libro". Un lugar donde recomendar esos libros que tanto me gustaron. Y porque no traerles alguna frase sobre lo que inspiran los libros.

Reseñas, novedades y noticias literarias, relatos, poesía y más...

domingo, 13 de noviembre de 2016

Fiódor Dostoievski

Hola a todos:

Espero que esten muy bien. Hoy quiero contarles acerca de un escritor muy interesante que me ha sorprendido gratamente. A este gran Señor de las letras lo conocí gracias a un querido amigo, que siempre me lo nombra y a quièn èl admira. Se trata de Fiódor M. Dostoievski, uno de los principales escritores de la Rusia zarista, cuya literatura explora la psicología humana en el complejo contexto político, social y espiritual de la sociedad rusa del siglo XIX. Es considerado uno de los más grandes escritores de occidente y de la literatura universal.



Sinopsis: La razón nunca fue para Fiódor M. Dostoievski el principio rector de la historia; por el contrario, le parecía imprescindible acabar con su hegemonía sobre el pensamiento humano. Los cuentos de Dostoievski ilustran el desarrollo de esta idea durante todo su periodo creativo, desde sus inicios como escritor en 1845 hasta que comenzó la redacción de Los hermanos Karamazov (1877). Con la misma grandeza que en sus novelas, aunque con mayor agudeza, aparecen aquí los temas recurrentes de su obra: el delirio de la avaricia ("El señor Projarchin"), la generosidad del pueblo ruso ("El ladrón honrado") o los estafadores estafados ("Novela en nueve cartas"). Los cuentos reunidos en este volumen ofrecen una imagen reveladora del pensamiento de un escritor que entendía el conflicto y la guerra como las grandes rebeliones del hombre contra la razón.

Sus personajes son brillantes creaciones, al igual que las historias asociadas a ellos. Terminas de leer cada cuento y te quedas pensando en èl, una y otra vez. Me gusta mucho el humor y la picardìa que aparecen entretejiendo cada relato, al igual que las descripciones de los ambientes y las actividades. Es sumamente entretenido y reflexivo a la vez. 
Se que me quedo muy corta con estos comentarios, así que los invito a comprobar lo que les inspiran estos cuentos por Uds. mismos.

Fragmento:
NOVELA EN NUEVE CARTAS 
"(De Pyotr Ivanych a Ivan Petrovich) Muy señor mío y apreciadísimo amigo Ivan Petrovich: Puede decirse, apreciadísimo amigo, que desde anteayer corro tras usted para hablarle de un asunto muy urgente y no le encuentro en ninguna parte. Ayer, y refiriéndose cabalmente a usted en casa de Semyon Alekseich, decía mi mujer en broma que usted y Tatyana Petrovna están hechos un buen par de zascandiles. Aún no hace tres meses que están casados y ya ni se cuidan siquiera de sus penates domésticos. Todos nos reímos mucho -claro que por el sincero afecto que les tenemos-, pero, bromas aparte, amigo mío, me trae usted de cabeza. Semyon Alekseich dijo que quizá estuviera usted en el club, en el baile de la Unión Social. No sé si era cosa de reír o llorar. Figúrese usted mi situación: yo en el baile, solo, sin mi mujer... Al verme solo, Ivan Ándreich, que tropezó conmigo en la conserjería, conjeturó sin más (¡el muy bribón!) que soy un apasionado ardiente de los bailes de sociedad y, cogiéndome del brazo, trató de llevarme a la fuerza a una clase de baile, diciendo que en la Unión Social había muchas apreturas, que la sangre moza no tenía donde revolverse, y que el pachuli y la reseda le daban dolor de cabeza. No encontré a usted ni a Tatyana Petrovna. Ivan Andreich dijo que estarían ustedes sin duda viendo la obra de Griboyedov que ponen en el Teatro Aleksandrinski. Fui volando al Teatro Aleksandrinski. Tampoco estaba usted allí. Esta mañana esperaba encontrarle en casa de Chistoganov -y nada. Shistoganov mandó a preguntar a casa de los Perepalkin -lo mismo. En fin, que quedé molido. Usted dirá si no fue ajetreo. Ahora le escribo a usted (no hay más remedio). Mi asunto no tiene nada de literario (¿usted me comprende?). Lo mejor será que nos veamos a solas. Me es absolutamente necesario hablar con usted cuanto antes; por ello le ruego que venga hoy a mi casa con Tatyana Petrovna a tomar el té y a pasar la velada. Mi mujer, Anna Mihailovna, se pondrá contentísima con la visita de ustedes. Nos dejarán obligados hasta el sepulcro, como dijo aquél."

Gracias, Pablo por prestarme los cuentos de Fiòdor!!!!

Saludos a todos.
                                                                                                 Dolly Gerasol