Un lugar para comentar que me hace sentir "leer un buen libro". Un lugar donde recomendar esos libros que tanto me gustaron. Y porque no traerles alguna frase sobre lo que inspiran los libros.

Reseñas, novedades y noticias literarias, relatos, poesía y más...

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Los juguetes de Katsuo - Episodio XXIII

Hola a todos:

Ha llegado un nuevo episodio. ¡A disfrutarlo!


Los juguetes de Katsuo/Por Dolly Gerasol (obra provisoria)
(Todos los derechos reservados - All rights reserved)

Episodio XXIII


"Luego de perder de vista a Agustina, la niña robot regresó al galpón de la calle Ruggieri. Sabía que Katsuo estaría en la terraza, por ello dirigió su delgadas piernas metálicas hacia ahí. Silenciosa y ágil como siempre se acercó a él y se sentó a su lado.
Para Katsuo Tanaka, Geisha era más que un robot creado con inteligencia y tecnología, era su última creación basada en la imagen de la hija que hubiera deseado tener.
Una tragedia había convertido a Katsuo en lo que hoy día era: un hombre que renegaba de los humanos, frío, calculador y en varias ocasiones, cruel. Sólo Geisha conocía la pequeña porción de buenos sentimientos que albergaba el corazón de su creador.
Diez años atrás, una terrible inundación seguida de un tsunami de dimensiones colosales hundió en el mar más de la mitad de Japón, reduciendo al país a una pequeña porción de tierra. Tras esa fatídica venganza de la naturaleza, millones de vidas se perdieron para siempre, entre ellas contaba la esposa de Katsuo, quien murió porque los rescatistas no alcanzaron a sacarla de la casa antes que el agua la sumergiera completamente. Katsuo culpó a ese grupo de hombres por la muerte de Hikari. Él no contaba con medios para sacarla de donde había quedado atrapada y cuando pidió ayuda se la negaron porque estaban resolviendo otros problemas. Katsuo pidió a gritos que salvaran a su esposa, suplicó que le prestaran herramientas y un bote para llegar a ella y se los negaron. En su desesperación, golpeó a dos hombres con una madera gruesa y les robó lo que necesitaba para salvar a Hikari, pero al llegar al lugar ya era demasiado tarde. El agua había barrido la zona. La casa del matrimonio Tanaka había sido arrastrado por la corriente, junto con la vida de la amada esposa de Katsuo.
Hikari era una bella mujer que, en vida, colmó de luz la existencia de su esposo; dejándolo, con su muerte, sumergido en tinieblas. Hikari y Katsuo se conocieron en la Universidad, ambos sentían un cariño especial hacia la robótica y compartían proyectos y ambiciones. La primera de las robots la diseñaron juntos, decidieron que fueran mujeres porque así podían darles nombres de féminas legendarias japonesas, ya que admiraban las historias que contaban sus antepasados acerca de criaturas que habitaron suelo japonés siglos antes que ellos. El traspaso de esas leyendas de generación en generación había disminuido considerablemente a principios del siglo XXI y ambos creyeron que si creaban mujeres robots que rememoraran las leyendas a través del tiempo, la cultura que tanto admiraban no se perdería aunque ellos murieran. Ese sano proyecto habitó en el corazón de Katsuo mientras Hikari estuvo a su lado, luego sus sentimientos se tornaron oscuros y sus ambiciones apuntaron hacia fines non sanctos.
—Geisha, te he dicho que no interrumpas mi soledad –disparó Katsuo cuando Geisha se sentó a su lado.
—Lo siento. Quería escuchar tus instrucciones una vez más, antes de cumplir mi misión de esta noche –dijo con su voz suave y cantarina (Katsuo se había esmerado para darle la voz más hermosa que un robot pudiera poseer).
—Pídele a Izanami que te las repita. No estoy de humor para charlar.
Cuando la mente de Katsuo era invadida por los recuerdos tristes del pasado, su humor se tornaba más agrio de lo habitual y aislándose lograba recuperar cierto equilibrio.
—Katsuo… ¿por qué estás así? No te enojes conmigo –suplicó Geisha en un tono tan humano que el propio Katsuo se sobresaltó.
Tanaka miró a su pequeña robot y un pequeño destello de luz brilló en sus ojos oscuros, sólo unos segundos permaneció allí y se diluyó como la débil llama de una vela.
—Vete de aquí, Geisha. Prepárate para hacer tu trabajo y no lo arruines –concluyó Katsuo alejándose de la terraza para regresar al galpón.
La niña robotizada quiso llorar como las niñas de carne y hueso, pero no podía aunque lo deseara, ella no era humana.

Geisha era ágil, liviana y pequeña, estas cualidades la hacían especial para espiar, ocultarse y colarse sin ser vista, por ello le habían asignado la tarea de entrar a la habitación de Agustina y esconder allí la muñeca kokeshi que usarían para testear el funcionamiento de las ondas Konban wa.
La niña robotizada sabía que Agustina estaba en el hall del hotel con su novio y Katsuo pronto entraría distraídamente para que apuntaran su atención hacia él. Genbu e Izanami le habían traspasado las imágenes y la información referida a la seguridad del “Ragguardevole” a Geisha. Esta contaba con todos los datos que necesitaba para colarse y cumplir con éxito su misión sin ser vista.
La habitación de Agustina tenía una decoración delicada y sencilla, no había demasiada tecnología dispuesta en las paredes y techos, ni sobre los muebles, sólo la necesaria para facilitar la vida cotidiana. Geisha estaba acostumbrada a estar rodeada de objetos electrónicos y robotizados, de metales y luces, cables y sensores, radares y rayos de diferentes utilidades, nunca se había sentado en una silla o acostado en una cama.
Como sabía que disponía de tiempo decidió aprovechar la oportunidad. Subió al suave y mullido colchón de Agustina y con cuidado y temor se recostó. Acarició el cobertor verde y chequeó con sus habilidades técnicas el material con que estaban fabricados cada uno de los componentes de la cama. Disponía de información nueva, aunque desconocía si le sería de utilidad, sentía que para ella era importante porque le interesaba. Con sus ojos vidriosos recorrió cada centímetro de la habitación hasta que colmó de imágenes agradables su computadora cerebral.
Katsuo había querido que actuara como una niña, por lo tanto, se abstuvo de programar a Geisha de manera estricta, ella carecía de varias de las habilidades extremas de las demás kokeshi y era imprudente. Debido a la alta seguridad reinante en el hotel, Katsuo no permitió que ninguna de las demás robots estuviera presente mientras Geisha cumplía su misión. Las mujeres robotizadas no estuvieron de acuerdo, pero debieron obedecer a su jefe.

Geisha perdió la noción del tiempo cuando logró abrir el placard de Agustina. Maravillada con la ropa y las pertenencias de la joven, olvidó que disponía de menos de veinte minutos para esconder el juguete, colocar un diminuto sensor, que se desintegraría luego de doce horas, en la almohada de Agustina (para controlar sus ondas cerebrales durante el sueño) y salir sin dejar rastros."


¡Gracias por leerme! ¡Gracias por sus comentarios!
Saludos a todos.
                                                                                                                           Dolly Gerasol

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Los juguetes de Katsuo - Episodio XXII

Hola a todos:

Un poco más tarde de lo habitual... tarde, pero seguro... acá les dejo para que disfruten un nuevo episodio de mi blog novela.


Los juguetes de Katsuo/Por Dolly Gerasol (obra provisoria)
(Todos los derechos reservados-All rights reserved)

Episodio XXII

"Padre e hija reaccionaron al llamado de Lucas. Justino caminó hasta la puerta mientras Agus entraba corriendo al baño para enjuagarse la cara (no quería que su chico la viera con los ojos hinchados de tanto llorar). A Justino, en cambio, poco le importó su aspecto desaliñado porque aún no podía reponerse del intenso momento vivido.
Cuando Lucas vio la cara del dueño del hotel se preocupó aún más y preguntó en tono dubitativo: — ¿Qué pasa, Justino? ¿Dónde está Agustina?
—Tranquilo, muchacho… Cosas entre padre e hija… –respondió mientras le daba una palmada en el hombro-. Pasa. Enseguida estaremos listos para asistir a la charla. Toma asiento.
Justino se dirigió a donde estaba su hija para comprobar su estado. La encontró apoyada con ambas manos sobre el lavatorio, con el pelo húmedo y desarreglado.
—Aquí tienes el peine. Pon el programa que más te guste, pero no tardes porque estamos muy retrasados.
Agustina asintió en silencio.
Cinco minutos después, Agus apareció frente a un preocupado Lucas, perfectamente arreglada como si nada hubiera sucedido. La joven sonrió al ver la inquisidora mirada que le dirigía Lucas.
—Hola… Estoy bien. ¿Me darás un beso o te quedarás sentado en ese sillón hasta mañana? –preguntó Agus con picardía para relajar el ambiente.
Lucas miró a uno y a otro buscando respuestas, pero ni Justino ni Agustina emitieron palabra alguna. Se acercó con cautela a la joven y le dio un delicado beso en la mejilla (no pensaba besar sus labios delante de su padre) y antes de alejarse del todo le susurró: —Me debes una explicación…
Agustina, aturdida por el calor de su mejilla recién rasurada y el aroma varonil que desprendía su piel, asintió en silencio y permaneció en su sitio hasta que su padre los instó a salir de la habitación.

La reunión en la sala de seguridad contó con la presencia de seis empleados del hotel, Justino, Agustina, Lucas, tres empleados de C.E.S. y Gregorio Bermúdez. Las trece personas reunidas en la habitación esperaron en silencio que el dueño del “Ragguardevole” tomara la palabra.
—Agradezco a todos por estar presentes, más aún a Pablo y Sandro que están fuera del horario de trabajo y a mi querido amigo Gregorio, quien se apersonó a pesar de sus muchos compromisos –dijo Justino con solemnidad y tomó asiento, presidiendo la modesta mesa de reuniones-. El motivo de esta reunión es para preparar un plan de acción y protección para mañana. El día de la Exposición es el más importante de la Convención y mis clientes necesitan que les brindemos seguridad al ciento por ciento. Nada puede quedar librado al azar.
Los presentes asintieron en señal de consenso. Agustina se sentía aún más insignificante que minutos antes, rodeada como estaba de hombres fornidos y especialistas en seguridad y defensa personal. Aunque no pasaba por alto que en ningún otro sitio estaría más segura que allí. Agus confiaba en las capacidades y habilidades de todos ellos.
Los hombres se disponían a diagramar y proyectar los sitios y actividades que cada uno ocuparía en la Exposición, pero detuvieron sus diálogos y bosquejos ante las palabras y la mirada seria del señor Ferrari.
—Antes que comencemos con la organización, quiero que hablemos acerca de un sujeto que me preocupa sobremanera: Katsuo Tanaka.
Ante la sola mención del nombre, Agustina sintió escalofríos. Estaba de pie, apoyada contra la pared escuchando desde las sombras, pero decidió acercase a la mesa y tomar asiento cerca de Lucas. Necesitaba sentirse segura y tranquila.
—Los alemanes nos pusieron al tanto de sus investigaciones y nos pidieron que no le perdamos pisada dentro de tu hotel –comentó Gregorio en tono grave y pausado.
El cigarrillo había hecho mella en sus cuerdas vocales, a pesar de sus problemas de salud y de las vigentes restricciones al consumo y comercialización de dicho producto, no podía dejar el vicio. Entre los presentes era el único consumidor y sólo su voz y el aspecto desmejorado de su piel denotaban que era fumador, ya que nunca nadie lo habia visto con un cigarrillo entre los dedos.
—Gregorio, ya sé que esto está hablado y que me has puesto al tanto de la información que posees, pero creo oportuno que vigilemos al sujeto más de cerca… Quiero que envies a algunos de tus hombres a chequear la guarida de sus mujeres robotizadas… -apuntó Justino, mirando de reojo a su hija y a Lucas.
—Los directivos de “Baby-Spielzeug” nos advirtieron que no delatemos nuestro seguimiento, ya que esos robots son capaces de dañar seriamente a los humanos si los obligan a hacerlo…
—Nunca deberían haber ingresado al país. Desgraciadamente los controles fronterizos hacen agua, por eso debemos nosotros proveernos de protección. Aún así, creo que sería prudente asegurarnos que los juguetes que piensa exponer mañana no atentan contra la integridad de ninguna persona –exigió con seriedad Justino apoyando ambas manos sobre la mesa de vidrio templado.
Lucas disparó un par de miradas a su jefe, quien asintió con pesar. Lucas se puso de pie y dijo: —Señor Ferrari, tome asiento. Si contamos con su discreción y la de sus empleados, le brindaremos información confidencial que le ayudará a tomar los recaudos necesarios.
El padre de Agustina no se sentó, en cambio, se giró a mirar de frente a Lucas y le espetó: —Señor Seagal, no soy un niño y mucho menos un subordinado suyo. Esta es mi casa y soy el único que preside esta reunión. Así que, siéntese…
Agustina escuchó atenta las palabras de su padre y puso los ojos en blanco mientras pensaba: “¡Qué hombre complicado! A veces pienso que mi padre y Sandro nacieron en el siglo diecinueve.”
—Disculpen, señores –dijo Agustina desde su silla, captando las miradas sorprendidas de los hombres-. Será mejor que hablen claro y que no dejen nada librado al azar, porque sino, ese japonés y sus kokeshi, arruinarán el espectáculo que he esperado presenciar toda mi vida.
Muchos pensaron que era una joven arrogante y despreocupada, pero hubo dos hombres que se sintieron tocados muy de cerca por el comentario y juzgaron oportuna la intervención de Agustina. La Exposición no sólo era importante para ella, sino para todos los integrantes de la Asociación Mundial de Jugueteros y los niños de la ciudad de Buenos Aires que, como ella, esperaban con ilusión ese día.
Agustina percibió el cambio de semblante de su padre y agregó: —Papá, toma asiento y deja que Lucas y yo te contemos lo que sabemos.
Justino tomó asiento resignado y Lucas reprimió una carcajada al escuchar las palabras de su novia. Para no herir susceptibilidades debió guardarse las ganas de hacer un comentario sarcástico al respecto. Enseguida, Lucas captó la impaciencia de su jefe y se apresuró a continuar con la charla: —Katsuo Tanaka cuenta con siete mujeres robotizadas y tres robustos guardaespaldas, estos últimos carecen de otra cualidad que no sea la fuerza bruta y dos pistolas de última generación cada uno. Las robots, en cambio, están conectadas las veinticuatro horas al cuerpo de Tanaka, a través de un chip que contacta directamente con un satélite de su propiedad.
Los ojos de Agustina y los de algunos de los empleados se agrandaron al escuchar dicha información. No así los de Justino, que ya no se sorprendía por nada y menos aún Gregorio, que había visto y vivido cientos de situaciones sorprendentes y horribles debido a su trabajo actual y cuando era militar en ejercicio.
—De este modo, si por alguna razón él corre peligro, ellas lo notan y poseen la capacidad y la tecnología para salvaguardar la vida de Tanaka. Lo pueden detectar en cualquier parte del mundo. El sistema de rastreo satelital de Katsuo es magnífico. Si vamos a enfrentarnos a él, debemos saber cómo enfrentarnos a ellas –concluyó Lucas, tomando aire en profundidad y preparándose para la reacción de los presentes.
El silencio duró tres segundos y fue destruído por las voces alarmadas de los nueve empleados, tanto los del hotel como los de C.E.S. A ninguno le agradaba tener que enfrentarse contra máquinas de última generación, que disponían de tecnología de punta para actuar y manejarse en el mundo, sin enfrentarse a sentimientos humanos que las perjudicaran en su accionar. Gregorio y Justino eran concientes que no podían desplegar un arsenal para defenderse de las mujeres de Katsuo, el plan de seguridad requeriría más horas de planeamiento que las que pensaban dedicarle en un primer momento.
Agustina se puso todo lo seria que su juvenil e inocente rostro le permitío y dijo: —Una de las armas más importantes de que disponemos es la indiferencia. Si Katsuo no sabe que lo tenemos en la mira no estará a la defensiva y pensará que no notamos nada raro en él. Todos estos días ha actuado con corrección, a excepción del día de premiación en que discutió con uno de los alemanes. Ni siquiera sus robots han hecho algo que llame la atención.
Lucas estaba cada vez más admirado: Agustina podía parecer irresponsable e imprudente, pero a la hora de proteger a los suyos actuaba como una persona adulta, hablando con coherencia e inteligencia. Decidió que era momento de darle poder a sus palabras y apoyó su comentario diciendo: —Agustina tiene razón. Si Tanaka nos ve desplegando una seguridad excesiva, sabrá que lo hacemos para restringir su accionar. Ningún otro participante de la Convención merece semejantes precauciones. Además, él sabe que está tramando algo. Mientras piense que sólo él y sus empleados lo saben… se moverá con más soltura y bajará un poco las defensas… Esto nos permitirá descubrir su plan –puntualizó Lucas con una sonrisa triunfal que compartió con Agus.
Agustina y él realmente formaban un buen equipo."

Nos reencontramos en una próxima publicación.
¡Gracias por leerme y comentar!
Saludos a todos.
                                                                                                                    Dolly Gerasol

                          

lunes, 17 de septiembre de 2012

"Ríndete a mí"

Hola a todos:

Hoy vengo con una nueva reseña de una escritora argentina. Susana Oro nació en la ciudad de Córdoba el 3 de agosto de 1963. Actualmente vive allí con su esposo Juan Antonio y sus dos hijos Franco y Nicolás. Estudió abogacía en la Universidad Nacional de Córdoba, profesión que ejerció hasta que nació su primer hijo, después se dedicó a su familia. En el año 2009 comenzó su carrera de escritora. “Ríndete a mí” es su primera novela publicada.


Conocí a Susana en Facebook y así conocí también su novela "Ríndete a mí", la cual acabo de terminar de disfrutar.



Título original: Ríndete a mí (2011)
Editorial: Ediciones B
Colección: Amor y Aventura
Año de publicación: 2012
Género: Contemporáneo
Protagonistas: Dante Ventura e Irina Esquivel Alzaba Ríos

Sinopsis: Irina Esquivel Alzaba Ríos es una ladrona inteligente, astuta, bellísima y salvaje. Dante Ventura es un seductor incorregible. Ambos se ven por primera vez durante el velatorio del padre de ella. Pero más allá de la tristeza infinita, la naturaleza de ambos se impone: ella le roba dinero y él siente que está frente a una mujer distinta a todas las demás. Humillado por haber sido víctima de un robo a manos de la hermosa Irina, Dante se lleva el diario íntimo de ella... Esto será la chispa que encienda el desafío y una atracción que ninguno podrá controlar.
Cuando los increíbles secretos familiares de Irina vayan develándose, sus caminos se cruzarán y la pasión entre ellos tomará todas las formas posibles.
En plena comunión con el paisaje de las sierras cordobesas, la pareja será a veces agreste y otras, exuberante en idas y venidas que irán moldeándolos como seres salvajes e instintivos. ¿Llegará finalmente la calma redentora del amor?


Les cuento mi opinión acerca del libro: lo que más me llamó la atención fue el tono en que está contada la historia, ya que es poco habitual dentro de las novelas del género: picaresco e irónico. Encontré escenas realmente divertidas, una sátira social muy bien planteada y paisajes y costumbres muy bien representados. 
Personas especiales y originales rodean a Irina y Dante, y los acompañan a lo largo de sus vidas; pero los protagonistas son aún más especiales y originales que el resto de los personajes. Irina y Dante logran atrapar al lector con sus encuentros plagados de sentimientos dispares y escenarios inusuales logrados con muy buenas descripciones. 
La historia de amor es tierna y profunda, a la vez que entretenida y grotesca.
Me ha gustado mucho esta novela porque es realmente muy original y logró arrancarme muchas sonrisas :-) y suspiros ;-)

Transcribo el primer párrafo del libro y juzguen ustedes mismos:
"El día que Jacinto Esquivel Alzaba Ríos exhalaba sus últimos suspiros, confesó. Sus parientes y amigos más próximos se quedaron con la boca abierta. Su esposa Julia, una mujer de baja estatura y cabello reseco como paja de escoba, en vez de compadecerse por su casi difunto marido, le largó una retahíla de insultos y le aporreó la cabeza con el repasador sucio que antes había estado retorciendo en sus manos. Su hija menor, Anabel Esquivel Alzaba Ríos, se desmayó y quedó tendida sobre el suelo de cemento, rasgando su ya desgastado vestido paseandero de muselina roja. Sus dos hijos, Jeremías y Josué, entre insultos y maldiciones, se apresuraron a recogerla para tenderla en el sucio catre que había junto a la ventana. Sus cuñados zarandeaban a Jacinto como si a fuerza de mamporros lograran hacerlo extenderse en las pocas palabras que había logrado pronunciar. Junto a la puerta del cuarto, antes de que la familia se abalanzara encima de Jacinto, sus amigos de borracheras y naipes intentaron encontrarle significado a esa sucinta confesión de su amigo. Irina, la mayor de las hijas de Jacinto Esquivel Alzaba Ríos, observaba el espectáculo con los ojos llenos de lágrimas."

Les dejo también el link para leer el primer capítulo: http://www.susanaoro.com/statics/rindete-a-mi-cap1.pdf

Espero que tengan la oportunidad de disfrutar de esta novela, ya sea en papel o en e-book.
Saludos a todos.
                                                                                                                                 Dolly Gerasol

jueves, 13 de septiembre de 2012

Día del Bibliotecario en Argentina

Hola a todos:

Hoy se conmemora un día muy especial en el ámbito literario y por ello decidí hacer una entrada al respecto.
Buscando en la web encontré un lindo artículo, con información clara, en la página de la Universidad Nacional de San Luis  y decidí compartirlo con ustedes.

13 DE SEPTIEMBRE
DIA DEL BIBLIOTECARIO EN LA REPÚBLICA ARGENTINA

© Belén Silvana Latino 2006


La magnífica Biblioteca Nacional Argentina
"El día 13 de septiembre fue establecido como “Día del Bibliotecario” por el Congreso de Bibliotecarios reunidos en Santiago del Estero en el año 1942 y fue instituido como "Día del Bibliotecario" a nivel nacional, en 1954, mediante sanción del Decreto Nro.17.650/54, en homenaje a los bibliotecarios de todo el país.
Este día se corresponde con la edición de la "Gaceta de Buenos Aires" del 13 de septiembre de 1810, en la que apareció un artículo titulado Educación, escrito por Mariano Moreno, en el que informaba sobre la creación por la Junta de Mayo de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, hoy Biblioteca Nacional y de los nombramientos del Dr. Saturnino Segurola y Fray Cayetano Rodríguez, quienes fueron los primeros bibliotecarios oficiales de la nueva era de la Independencia de la República.
Esta fecha tiene un gran valor histórico y cultural porque la Biblioteca Nacional fue creada a inspiración del Dr. Mariano Moreno, Secretario de la Primera Junta de Gobierno de la Revolución de Mayo.
En uno de los tantos ensayos del prestigioso filósofo y pensador español, José Ortega y Gasset, encontramos la siguiente expresión "A mi juicio la misión del bibliotecario habrá de ser, no como hasta aquí, la simple administración de la cosa libro, sino el ajuste, la mise au point de la función vital que es el libro."
Y Marcel Prevost dijo: "El Hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma."
El oficio del bibliotecario se encuentra indisolublemente unido al origen del libro como producto cultural que contiene el registro gráfico del conocimiento y como medio de comunicación a largo plazo. En el primer caso encontramos al bibliotecario como guardián de libros y, en el segundo, como su organizador, proveedor y facilitador, por consiguiente, como profundo conocedor de sus contenidos, dando como resultado dos extremos entre los que oscila el oficio: inquisidor y erudito.
Estos profesionales, se han preparado durante años, para apoyar la formación de nuestros jóvenes en las aulas, para colaborar en el desarrollo científico del país, al interior de los centros de investigación, o construyendo una Argentina más grande.
Es el día en el que se reconoce la actividad de los bibliotecarios en todos los sectores en los que se desarrollan, labor que es de gran importancia para nuestra sociedad, una sociedad en la que el recurso más valioso es el conocimiento, por lo que el bibliotecario se convierte en un puente entre las necesidades de información y los medio con los que aquellas se pueden satisfacer.
Todos los 13 de septiembre y si es posible todos los días del año, forme parte del gran sueño del bibliotecario, la lectura, que sin dudas ayuda a cambiar el mundo y a ser cada vez mejores."


Algún día me gustaría poder convertirme en bibliotecaria y así, cumplir mi sueño de dedicarme a estar rodeada de libros e incentivando a las personas que me rodean a que disfruten el placer de la lectura.
Saludos a todos.
                                                                                                                       Dolly Gerasol

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Los juguetes de Katsuo - Episodio XXI

Hola a todos:

Hoy llega un nuevo episodio de mi querida blog novela. Espero que les resulte tan interesante que les de ganas de compartir la experiencia con sus amigos ;-)


Los juguetes de Katsuo/Por Dolly Gerasol (obra provisoria)
(Todos los derechos reservados - All rights reserved)

Episodio XXI

"Agus llegó a la habitación de su padre y vio la puerta entreabierta, se asomó con sigilo y escuchó el fragmento de una conversación entre Justino y Sandro.
—No la pierdas de vista. Mientras estes en tu horario serás su sombra. El resto del tiempo Seagal y sus hombres serán tu reemplazo –ordenó Justino mientras caminaba de un lado a otro inquieto.
—Despreocupese. La señorita Agustina está en buenas manos, nadie se atreverá a hacerle daño en mi presencia –concluyó Sandro en tono serio y tras hacer una reverencia a la antigua usanza se encaminó a la salida.
Agus notó que finalizaba la charla, entonces retrocedió varios metros y de inmediato volvió sobre sus pasos para toparse con su custodio a medio metro de la entrada a la habitación de su padre.
—Hola, Sandro. Ya regresé de mi paseo. ¿Sabías que había salido del hotel? No vi que me siguieras… -comentó en tono sarcástico y le dedicó una sonrisa torcida.
—No me gusta molestarla, por eso la sigo a una prudente distancia. De todos modos, aunque yo no esté, no le perdemos pisada. Con permiso…
Sandro repitió la misma reverencia de minutos antes frente al señor Ferrari y continuó con paso firme su camino por el pasillo alfombrado.
Este tipo parece salido de las películas del siglo pasado”, pensó Agus mientras daba dos golpes en la madera lustrada.
—Adelante –dijo Justino sin delatar que en la pantalla de seguridad instalada en su habitación, camuflada como un cuadro retroiluminado, acababa de ver el indicador de posición de su hija.
—Hola, papá –saludó la joven con suavidad y apuntó sus ojos al mentón de su padre, cuando él estaba enojado su intensa mirada era capaz de darle dolor de cabeza-. Necesito preguntarte algo antes de ir a la reunión.
—No quiero que lleguemos tarde. Los empleados de Gregorio ya están esperándonos –apuntó Justino en tono cortante y continuó con lo que estaba haciendo.
Su peine inteligente terminaba de acomodar sus cabellos entrecanos sin necesidad de utilizar sus manos, que acomodaban unas cuantas hojas de cristal similares a las pantallas de una computadora, pero sumamente delgadas. En ellas se almacenaba información con un sistema inalámbrico y se leían como las hojas de papel que quince años antes solían utilizarse y que hoy ya no se fabricaban. Toda la información circulaba a través de sistemas electrónicos: televisores, celulares y toda clase de dispositivos tecnológicos de almacenamiento de imágenes, sonidos y textos. Las Leyes que prohibían la fabricación de papel a nivel mundial fueron impuestas en el año 2020, desde entonces los libros, revistas, cuadernos y demás impresos sólo están disponibles a nivel virtual.
Los escasos árboles estaban protegidos por Ley, no podían alterarse ni sufrir daño alguno porque sin ellos, los grandes generadores de oxígeno dispersos por todo el país no cumplían su función, debían tener al menos dos árboles de referencia para poder imitar el proceso de fotosíntesis. Algunas personas utilizaban mascarillas de oxígeno cuando estaban al aire libre y dentro de los edificios había generadores domésticos. La escasez de vegetación había viciado el aire y aunque todos los artefactos que se utilizaban eran ecológicos, no podía evitarse completamente la emanación de monóxido de carbono y otros gases nocivos para la salud de los seres vivos. La invención de estos sistemas encargados de purificar el ambiente fue la solución a graves enfermedades, aunque no fue suficiente para permitir que la flora proliferara como a principios de siglo; muchos cultivos desaparecieron y sólo algunos alimentos naturales crecen en invernaderos especialmente diseñados, el resto de la materia prima para fabricar y elaborar comestibles y bebidas, es generada mediante sofisticados procesos químicos.
—Papá, sólo quiero que me digas porqué te ofendiste cuando te conté cómo conocí a Lucas.
Justino se acercó a su hija y mirándola a los ojos le explicó: —Ese día no sólo te escapaste de la custodia que te asigné sino que además espiaste en un galpón atestado de robots y permitiste que un completo desconocido te trajera hasta el hotel. Estoy muy preocupado por ti…
A Justino se le hizo un nudo en la garganta y antes de continuar se sirvió un vaso de agua del dispenser.
Agustina quería retrucar sus palabras, pero descubrió que su padre tenía razón. Aún así, en su defensa agregó: —Lamento haber huído de Sandro, pero necesitaba libertad de movimiento. Estaba y estoy cansada de ser un objeto de observación…
La falta de conciencia por parte de su hija, acerca de los peligros que acechan fuera de las paredes del hotel, enfurecía a Justino; ese sentimiento era la mejor coraza para enfrentar el miedo a perderla, el terror de que alguien o algo se la arrebatara de las manos. Sin Agustina su existencia no tendría sentido.
Nuevamente se paró frente a ella y la interrumpió diciendo: —Naciste en el año 2030 no en el 2000, tu madre tenía tu edad en ese entonces y aunque la vida no era fácil, se vivía mejor que ahora, lo sabes de sobra. Así que, deja de vivir en su época e intenta estar alerta a la realidad porque no puedo estar pendiente de tu seguridad todos los días del año, ni yo ni ninguno de mis empleados. Y si no quieres que te sigamos de cerca, tendrás que aprender a cuidarte sola.
Agustina, muda y pálida, miró a su padre con los ojos llenos de lágrimas. Temblaba de impotencia por no poder defenderse ante la acusación y porque por primera vez se sintió completamente vulnerable y expuesta a los males que aquejaban a la sociedad.
Justino notó el derrumbe emocional de su hija y su furia dio paso a la ternura infinita que sentía cada vez que su pequeña necesitaba que él la proteja. Se agachó frente a ella y la abrazó con fuerza, la apretó contra sí intentando transmitirle todo lo que sentía sin necesidad de palabras.
Agustina lloró un mar de lágrimas, del mismo modo que el día que falleció su madre. No recordaba haber vuelto a llorar de ese modo desde que tenía cuatro años.
Diez minutos después, el íntimo momento entre padre e hija, se vio interrumpido por unos golpecitos en la puerta, que seguía entreabierta. Detrás de la pesada madera llegó a oídos de los Ferrari la firme voz de Lucas diciendo: —Señor Justino, ¿está usted bien? Lo estamos esperando para comenzar la reunión.
Lucas sabía que Agustina estaba en esa habitación y al escuchar su amargo llanto, sintió una punzada de dolor en el pecho temiendo que algo malo le hubiera sucedido."

¡GRACIAS POR LEERME! :-)
Saludos a todos.
                                                                                                                    Dolly Gerasol


domingo, 9 de septiembre de 2012

Estela Marta Escudero: Un poema por Stefan

Hola a todos:

Ayer, también tuve la alegría de conocer personalmente a otra escritora argentina maravillosa: Estela Marta Escudero. Esta autora nació en Mendoza en abril de 1953. Es dibujante publicitaria y gran aficionada a la ópera. Ha realizado numerosos estudios sobre música sinfónica, ópera y literatura. Vive en Buenos Aires, está casada, tiene dos hijos y actúa como asesora profesional de seguros desde hace treinta años. Publicó cuentos en la antología "El decir textual 2008" y obtuvo 1º mención en el concurso literario AAPAS 2009.
Estela se acercó a mi ciudad en compañía de su esposo para asistir a la Feria del Libro (en la que presentará su novela el próximo año) y para donar su novela y una antología de cuentos a la Biblioteca Don Helios Eseverri, en la cual soy colaboradora. Entre mates y charla nos conocimos un poco más y afianzamos una amistad que comenzamos por Facebook casi por casualidad. 




¡Muchas gracias, Estela por tu hermosa visita! Me encantó conocerte :-)

Ahora, paso a contarles acerca de su maravillosa novela: "Un poema por Stefan"


Sinopsis: La historia, la música y la poesía se entrelazan en esta novela -fruto de siete años de trabajo-, y es así que asoman, a lo largo del relato, los poemas que escribe el protagonista y fragmentos de arias y canciones. En este libro, aventuras, romance y poesías sirven para recrear una época. El escenario para la historia es la antigua Prusia bajo el nombre ficticio de Keningrad.
"Keningrad: (Reino de). Antigua nación báltica cuna de la dinastía Hohenkenin-Bad Nauheim. A fines del siglo XIX fue invadida por el ejército del Kaiser y anexada al imperio alemán; este hecho selló el fin de la casa real; el último monarca, Stefan I, murió en el exilio, fue acusado del asesinato de..."
La reseña del diccionario obsesiona a Isabel. Ella conserva el diario personal del rey y tiene una versión distinta de la historia. Decide entonces contar la vida de Stefan y Liza y de cómo se enamoraron a orillas del río Pregolya, de la guerra que habría de alcanzarlos, y toda la épica de Keningrad, la patria de sus antepasados, un reino junto al mar que era el sitio perfecto para albergar el corazón de los que sueñan y donde Stefan supo hacer de sus sentimientos algo extraordinario capaz de devorar tiempo y distancia.

La sinopsis que trae el libro es suficientemente clara con respecto a lo que vamos a encontrar en él, pero no es lo suficientemente profunda como para expresar lo que puede generar en el lector la novela, éste punto lo tiene que descubrir el lector, sumergiéndose en sus gruesas y cálidas páginas. 
Tuve la oportunidad de disfrutar leyendo una historia innovadora (en el modo en que está presentada y organizada: fragmentos de canciones, poemas y escenas entrelazados generan un clima único y especial), con un protagonista masculino diferente a los que he conocido. Stefan posee musicalidad en sus palabras, es un poeta de alma, un joven en cuerpo de hombre que tiene que enfrentar muchas batallas, tanto políticas y épicas como sentimentales y existenciales; Stefan es dueño del libro en su totalidad, se coló en mi corazón despacito y muy profundamente. La ambientación y las descripciones de personas, lugares y situaciones es clara y amena; además, los dibujos (realizados por la escritora) que aparecen en escena nos ayudan a completar la visión de los escenarios. La protagonista femenina es fresca, rebelde, soñadora y leal a su amado hasta la eternidad, Liza es la compañera ideal para Stefan.
Hay varios personajes entrañables en la historia: Konstantin, Layus, Henry... que forman parte importantísima en la vida de Stefan.
Muchos sentimientos experimenté leyendo: variados, distintos, profundos, efímeros, dispares, amables, cálidos y fríos...
La novela es diferente a otras, es especial y merece la pena ser leída, le agradezco mucho a Estela el darme la oportunidad de leer su libro y así, enamorarme de él. 

"Invierno que luces frío
viento helado,
luna blanca.
Noche que bajas tranquila
a reposar sobre el agua.
Mojó tu pelo mi río
vistió tu cuerpo de escarcha.
Llevas al cuello de nieve
collar de perlas trenzadas.
Y te has quedado dormida
sobre la brumosa playa
y aún oscura y misteriosa
callada tu sombra, pasa."


"No te alejes al mirarme,
no cierres tu corazón.
No es momento de abrumarte.
Ya te diré la razón.
O tal vez tú la descubras
con femenina intuición.
Es profunda, como pides
y es por miedo -no pudor-
que me ronda por el pecho
pero no llega a mi voz.
Te hablaré de ella algún día
más tranquilo que el de hoy,
no ha de ser entre paredes,
yo sé de un sitio mejor."

En estas librerías pueden adquirir la novela:

Librería de AVILA, calle Alsina 500 - Ciudad de Buenos Aires TE 4331-8989 http://www.libreriadeavila.servisur.com/

Librería JUNCAL, calle Talcahuano 1288 -Ciudad de Buenos Aires TE 4812-6062

Casassa y Lorenzo Libreros en:
En Devoto Shopping Local 326 - Quevedo y J.P. Varela _CABA – TE 4019-6326
Librería REFORMA en Cuenca 3285 – 4501-6843 – Villa del Parque CABA http://www.casassaylorenzo.com/

Librería KIER, Avda. Santa Fe 1260 -Ciudad de Buenos Aires, TE 4811-0507 http://www.centroculturalkier.com.ar/

Librería CUSPIDE, de Avda. Montes de Oca 1601-11 TE 4303-8050
Suipacha 764 – CABA / local de Village Pilar en Panamericana Km 50 PBA http://www.cuspide.com/servicios/locales_venta.php)

Librería FEDRO, Carlos Calvo 578 –San Telmo – Ciudad de Buenos Aires. http://www.fedrosantelmo.com.ar/

Librería PELUFFO, Avda. Corrientes 4276 -Almagro- Ciudad de Buenos Aires. http://www.libreriapeluffo.com.ar/art_libros.php

Librería MUSARAÑA LIBROS calle José María Paz 1530 – Vicente López PBA http://www.musarañalibros.com.ar/

El ENEBRO Libros calle Constitución 1120 – San Fernando – PBA TE 4549-1866 http://enebrolibros.blogspot.com.ar/

O contactándose con la escritora: estelakelly@fibertel.com.ar


Espero les haya gustado mi reseña.
Saludos a todos.
                                                                                                                    Dolly Gerasol

Gloria V. Casañas

Hola a todos:

Ayer, continuando con la Feria del Libro de mi ciudad, participé en la presentación de la escritora argentina: Gloria V. Casañas. Aún no he tenido tiempo para disfrutar de sus novelas, pero me las han recomendado muchísimo y ayer comprobé la razón de que muchos lectores elijan sus libros. Gloria es muy amable, agradable, simpática, sencilla y me gustó mucho escucharla hablar de su experiencia con la escritura, el modo de trabajo que emplea a la hora de investigar y documentarse sobre los temas que va a tocar en sus historias. Nos contó que ella no siente la escritura como un trabajo sino que ésta está incorporada en ella, es parte de su ser; puede escribir en cualquier lugar sin importar si hay ruido alrededor (algo que yo no puedo hacer ya que necesito silencio y soledad). Una vez que elige los nombres de sus protagonistas, no puede cambiarlos, aunque le digan que alguno de ellos es inadecuado. 
Me gustó que cuente sobre cada una de sus novelas, es un gusto escucharla... En realidad, llegué a la conclusión de que las escritoras de novela romántica son súper simpáticas y amables con sus lectores, si las adoramos por lo maravillosas que son sus novelas, lo hacemos aún más si tenemos la posibilidad de conocerlas personalmente :-)



Con el auspicio de su Editorial, se sortearon sus tres novelas y fui una de las afortunadas ganadoras de "En alas de la seducción", su primer libro, el cual me llevé autografiado junto con mi ejemplar de "Y Porá" :-)



Sinopsis: En un rincón remoto de la Patagonia argentina un hombre se oculta del mundo y, sobre todo, de su pasado. Newen Cayuki, por cuyas venas corre la sangre de los bravos indios tehuelche, sabe que los dioses le han negado todo, incluido el amor. Pero lo que nunca imaginó es que la maldición tomaría la forma de una hermosa mujer blanca, ni que su encarnizada lucha contra ella acabaría en la derrota más dulce, la de la rendición por amor. Cordelia no tiene otro propósito, al llegar a ese lugar en el fin del mundo, que ayudar a su querido hermano gemelo. Llevada por su audacia, pensó que la misión sería fácil, pero no contaba con la presencia imponente de aquel bárbaro que la intimida, la repudia y parece odiarla por alguna oscura razón. Cordelia y Newen pertenecen a dos culturas totalmente distintas, sus mundos no comulgan en esta tierra. Sin embargo, nada podrá romper el lazo invisible que se crea entre ellos. Y como una bendición, la magia ancestral de los antiguos, bajo la sombra de las alas del cóndor de los Andes, los ayudará a desenredar la maraña de los sentimientos que ata sus corazones.

Las otras dos novelas de Gloria son:


Sinopsis: Elizabeth O'Connor, una de las maestras norteamericanas que Sarmiento consigue traer a la Argentina, no sospecha hasta qué punto aquella empresa sobrepasa sus expectativas. Valiente, culta y decidida, su sangre irlandesa es puesta a prueba más de una vez, tanto en la Gran Aldea que sigue siendo Buenos Aires como en la pampa brava, donde el eco de los malones resuena aún, a la luz de la estrella del gran Calfucurá. La joven maestra trae consigo la nueva enseñanza, pero ignora que bajo la Cruz del Sur existen otras lecciones que ella debe aprender, en una sociedad salvaje donde las reglas son escritas con sangre y en la que los códigos del amor son muy distintos a los de su Massachusetts natal. Mientras tanto, en el Río de la Plata, un hombre de alcurnia que busca olvidar su condición y hundirse en el oprobio, lejos de la sociedad que lo vio nacer, es sin duda un condenado, pero no hay condenado que no desee la salvación. ¿Podrá una mujer civilizada, sin otras armas que su educación y su perseverancia, redimir al alma más oscura?


Sinopsis: La sangre de cuatro pueblos tiñe de rojo las aguas de los grandes ríos. La Guerra de la Triple Alianza extiende un manto de tragedia sobre la cuenca del Plata y deja profundas huellas en el suelo guaraní. En ese temible escenario, por donde desfilan desde Bartolomé Mitre y Francisco Solano López hasta futuros presidentes, como Carlos Pellegrini, artistas desconocidos y un gaucho milagrero, como Antonio Gil, las vidas anónimas se vuelven protagonistas.

Gloria, además, nos contó que en octubre sale a la venta una nueva novela suya, secuela de "La maestra de la Laguna", cuyo protagonista será Julián Zaldívar y transcurrirá en la época de Nicolás Avellaneda.

En resumen, fue una estupenda presentación y un gusto enorme conocer a esta maravillosa escritora.
Saludos a todos.

                                                                                                                       Dolly Gerasol



miércoles, 5 de septiembre de 2012

Florencia Canale

Hola a todos:

Hace un par de horas fui a la presentación del libro "Pasión y traición" de la escritora Florencia Canale en la Feria del Libro de mi ciudad. No tuve aún la oportunidad de leer la novela, pero quise conocer a Florencia. Me han recomendado mucho el libro y espero pronto poder leerlo, más ganas tengo ahora después de la entrevista en vivo que tuve la oportunidad de presenciar.

Florencia Canale nació en Mar del Plata. Estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires. Es periodista y trabajó en varias publicaciones: Noticias, Living, Gente, Siete Días, entre otras. Actualmente es editora en la revista Veintitrés. Pasión y traición es su primera novela.

Les cuento que ella sólo pudo estar una hora charlando con los presentes, pero todos hubiéramos deseado escucharla más tiempo. Florencia es simpática, muy clara a la hora de explicar y dar su punto de vista, se nota que ama la novela que escribió y que es muy profesional a la hora de investigar y de escribir. Tuve la oportunidad de sacarme una foto con ella y de hablar mano a mano. Es muy lindo poder compartir un momento con alguien tan importante y agradable como lo es ésta escritora argentina. 



Nos contó acerca de su novela, que se basa en la vida de Remedios de Escalada de San Martín, en cómo se documentó para escribirla y además nos dijo que está escribiendo una nueva novela con un protagonista masculino... ¿Quién será?
Me sentí muy cómoda hablando con Florencia y me parece una persona muy agradable, amable y simpática, además de una escritora que se toma muy en serio lo que hace y le pone el corazón.
Es una lectora voraz desde la infancia, hecho que la ayudó mucho a la hora de escribir e idear la novela. Cree que es muy bueno que los personajes históricos puedan ser vistos como seres humanos, con sentimientos y necesidades como cualquiera de nosotros; conocer a los personajes y a la Historia desde otra perspectiva, distinta a la que conocemos en la escuela.


Sinopsis: "Remedios volvió a apoyar su cara en el pecho de su tío. La angustia dominaba su cuerpo. Le costaba respirar. Sabía que todo estaba terminado, que jamás volvería a

ver a José. No sólo por su enfermedad que la distanciaría a leguas de él, sino también por la traición en la que lo había hundido. Había actuado mal, se había equivocado mucho. Necesitaba que su marido la perdonara, pero eso parecía imposible". 

Todos saben que la vida del general José de San Martín no estuvo signada por circunstancias fáciles: la coyuntura política y social de una Argentina en sus albores le dificultó el camino hacia la gloria. Sin embargo, pocos conocen que el hombre más poderoso del continente americano dio una de sus batallas más feroces puertas adentro, en su vida doméstica. ¿Su peor enemigo? Remedios de Escalada, su mujer, la madre de su hija. Florencia Canale, sobrina en sexta generación de Remedios y heredera de un verdadero tesoro de anécdotas y documentos familiares, siguió de cerca las huellas de esa contienda privada. Rastros que ponen al descubierto la cotidianidad de una mujer que no quiso ni pudo someterse
al mandato masculino de su época, y que en ese devenir fue capaz de engañar y ser infiel a su marido con hombres de su mayor confianza. Pasión y traición es una novela narrada con ritmo palpitante, que apela a la ficción sin descuidar un sólido rigor histórico. Una historia de amor y de furia, de gritos y soledades, que habla de una mujer y su tiempo, de un hombre y sus peores fantasmas. 

Espero que ustedes disfruten en algún momento de esta novela histórica que ya va por su 6º edición y que tengan la suerte que yo tuve de conocer a ésta genial escritora.
Saludos a todos.

                                                                                                             Dolly Gerasol